Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

martes, 19 de marzo de 2013

FIEBRE HUMANITARIA (SATURDAY NIGHT FEVER)

El presidente estadounidense, Barack Obama, se había mostrado escandalizado hace algunos meses ante la posibilidad (muy remota, por lo demás) de que el gobierno sirio usara armas químicas.
     Estas armas acaban de ser usadas por la oposición armada -contraria al gobierno de Damasco-, cerca de la ciudad de Aleppo, en el distrito de Khan al-Asal. Aunque existen pruebas -fotografías de heridos incluidas- del uso de estas armas, Washington no ha visto nada (al parecer, ni siquiera el portal de Russia Today que es bastante preciso sobre los hechos). Así de simple: para la Casa Blanca, no hay ninguna prueba de nada. Moscú, por su parte, condenó los hechos y expresó preocupación. No hay secreto: hace rato que la oposición siria ha dicho que, de poder hacerlo, usará armas químicas. Está en un video que justifica estos experimentos en nombre de Allah.
     La política exterior de Obama no está clara. Sin embargo, hay indicios de que el hostigamiento contra Siria persiste. Podría incluir el uso de drones,  según lo ha denunciado la prensa estadounidense (Los Angeles Times).
     Por lo pronto, la "ayuda humanitaria" estadounidense, metida en Turquía, habría llegado ya a Jordania, otro vecino de Siria. En el este y el sur jordanos centenares de opositores al régimen de Damasco están siendo entrenados por expertos extranjeros: Washington ha reconocido que que hay un grupo de fuerzas especiales y consejeros estadounidenses, aunque, según el Pentágono, están en Jordania "para el caso en que el gobierno sirio use armas químicas". También hay instructores franceses y británicos.
     La presencia de expertos estadounidenses ya rodea el territorio sirio: los hay en Jordania y Turquía, pero también en Iraq. Se trata de proteger a los civiles contra la represión: se los protege tirándoles un Scud que despide olores químicos, pero resulta que la información proveniente de Aleppo es una alucinación -Estados Unidos ve un invento. Si mañana el gobierno sirio no hace nada, igual se lo podría acusar de haber usado armas de destrucción masiva: sería otra alucinación, pero en Occidente, uno no ve lo que existe, sino lo que se ofrece.