Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 22 de junio de 2018

RUSSIA-GATE, TRUMP Y EL RADICAL CHIC

¿Y el escándalo del Russia-gate en Estados Unidos? Por lo visto, ha caído -puede que momentáneamente- en el olvido, aunque Donald J. Trump sigue siendo el villano favorito de la inmensa mayoría de los medios de comunicación masiva y de intelectuales de distintos colores y sabores. Trump propuso hace poco que Rusia volviera al Grupo de los Siete: los europeos, con la canciller Angela Merkel a la cabeza, se opusieron, aunque en Estados Unidos no se aprovechó la ocasión para una nueva andanada de ataques bajo el supuesto de que el mandatario estadounidense y Vladimir Putin, el ruso, son cómplices.
     Después de tanto escándalo, puede ser, como lo ha sugerido un analista (Ray McGovern) de Consortium News en Estados Unidos, que el asunto esté en remojo simplemente porque, para variar, se acusó sin pruebas y no las encuentran, o ya no se necesita (¿momentáneamente?) fabricarlas. Hace mucho que los veteranos de la Inteligencia estadounidense concluyeron que el hackeo al Comité Nacional Demócrata no lo hizo Wikileaks con alguna supuesta "ayuda rusa", sino que el problema vino de adentro de Estados Unidos. Cabe recordar que desde el 18 de enero de 2017, el propio presidente Barack Obama había declarado que las conclusiones de la Inteligencia estadounidense sobre el supuesto hackeo ruso eran en realidad "no concluyentes". El informe conjunto de la Central de Inteligencia Americana (CIA), el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) sobre las elecciones presidenciales estadounidenses no consiguió, pese a que buscaba "indiciar" a Putin, prueba alguna de un involucramiento ruso. Aún así, el escándalo siguió por un buen rato. McGovern, entre otras cosas antiguo analista de la CIA (por casi tres décadas), sugiere que tal vez nunca se encontrarán pruebas porque seguramente no las hay.
     A reserva de lo que suceda más adelante, es de preguntarse seriamente si aún queda algún periodismo de investigación y de análisis realmente informado en Occidente, salvo excepciones. Las "noticias" no cuentan por el significado que realmente tienen ni por sus referentes en la realidad, sino por su capacidad para "escenificar" y hacer performances (basadas en provocaciones). Se busca hacer "enunciados performativos" (se supone que el hecho se realiza por el solo hecho de ser expresado) de tal modo que se da por hecho lo que en realidad no lo está. Y lo curioso es que no hay quien verifique, tal vez porque se prefiere comulgar en la ilusión a la soledad de descubrir la verdad y tener que hacer con ella contra la corriente y, sobre todo, contra la mundanidad cómplice. Porque, ciertamente, Trump no es chic y los Demócratas siempre parecen serlo.

miércoles, 20 de junio de 2018

USURPACION

En la actualidad, la "justicia" la administran los medios de comunicación masiva o, si se quiere, son éstos los que se convierten en peculiares jueces de todo y de todos, contaminando con ello a una dizque "opinión pública" que se cree autorizada a hacer igual, y que repite sin pensar. Es sorprendente ver la arrogancia de locutores y conductores, no exenta de un mal que es llamado filisteísmo, y que consiste en ostentar a la vez vulgaridad y carencia de conocimientos. Como la información real es poca y el análisis (no la opinión de la comentocracia) escasea, los medios son justamente lo contrario de lo que parecen ser: son un nido de pavorosa ignorancia. Locutores y conductores no parecen preocupados por esta ignorancia. Les importa más ganarse al auditorio a gritos y convocando a "expertos" que han interiorizado el mismo filisteísmo, a fuerza de ser llamados a opinar no por sus conocimientos, sino por su "nombre", en un mundo donde la marca lo es todo. Debería llamar la atención, en todo caso, el tono de voz de locutores y conductores, siempre cerca del grito, y la disposición a interrumpir y tratar como trapo al interlocutor. Por lo visto, pocos se resisten a la grosería cuando hay micrófonos y reflectores de por medio.
     Es de aquí que parte la gran moral de nuestros días que indica imperativamente cómo se debe mirar tal o cual hecho o a tal o cual persona. Locutores y conductores, junto a la legión de comentócratas, sentencian sin veredicto, es decir, sin reflexión de por medio. En más de un país cabe preguntarse si la Justicia se ha conducido con real autonomía o si se ha dejado llevar por la manera en que los medios de comunicación masiva arman los "casos", ocultando por lo demás que esos mismos medios tienen dueños e intereses económicos muy concretos. No nada más pretenden ser "autónomos", lo que en realidad no son: pretenden insolentemente hablar desde y por la sociedad cuando lo hacen desde intereses particulares. Pareciera que es la sociedad que juzga, pero no hay tal: así, es por este mecanismo (que a veces disfraza la "sociedad" de "sociedad civil") que el gran negocio consigue el poder, el famoso "poder blando", algo colectivo. Por cierto que no se debate mayor cosa: en cambio, se "consensúan" juicios que son los del gran dinero. Locutores, conductores y miembros de la comentocracia, convertidos en grandes jueces, usurpando el lugar de la Justicia, juzgan sin información correcta ni análisis serio y pierden la cabeza con la creencia de que por su boca "habla la sociedad", al mismo tiempo que son los "elegidos" del gran negocio. Es suficiente para marearse por completo. Y es el "argumento" -el de "la sociedad"- para marear a la dizque "opinión pública".

lunes, 18 de junio de 2018

COLOMBIA AL DIA SIGUIENTE

Nadie puede obligar a un país a salir del subdesarrollo si no quiere. Colombia votó por conservar las cosas como están, o incluso por empeorarlas, con el triunfo del ultraderechista del "Centro Democrático" Iván Duque, con un 54 % de los votos, contra la izquierda de Colombia Humana, encabezada por Gustavo Petro, que de todos modos obtuvo poco más del 41 %. Como acostumbrado, el abstencionismo fue alto, de cerca de la mitad de los electores, aunque en tendencia histórica se observe una baja. Desde la primera vuelta, la actitud de Sergio Fajardo (centrista, y que llamó a votar en blanco), entre otros factores, hacía prever la victoria de Duque. Aún así, de manera bastante inexplicable, algunos "analistas" de izquierda estuvieron previendo un posible triunfo de Petro en medio de tendencias "progresistas abrumadoras" (!) en América Latina (!) y posibles "nuevos ciclos" (igualmente progresistas), mientras Sputnik Mundo, agencia de noticias rusa, se lanzó contra Petro al tildarlo de "romántico" y carente de lógica -así lo dijo la analista Vicky Peláez- por querer sacar a Colombia de su dependencia del petróleo y el carbón y hacer también importantes cambios en el agro (cosa que Sputnik pasó por alto).
     Colombia es el tercer país más desigual del mundo, el segundo de América Latina y el Caribe (detrás de Haití) y el más desigual de la región en materia de distribución de tierras. La guerra contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que terminó en la capitulación de la guerrilla, seguramente ha servido para una mayor concentración de la tierra por despojo. Por cierto, para quienes nunca entendieron el problema del vínculo de las FARC con el narcotráfico, la misma Vicky Peláez ha dado cuenta de que la producción de cocaína en Colombia ha subido desde la firma de los acuerdos de paz, lo que supone que las FARC eran un obstáculo y no un "estimulante" para los narcotraficantes. Colombia ha estado cerca de la "descertificación" por parte de Estados Unidos debido a niveles récord de producción de coca y de tráfico de cocaína. Así que, de manera muy "lógica" (¿con el narcoparamilitarismo de su padre político, el ex presidente y senador Alvaro Uribe?), Duque se propone revisar los acuerdos para sancionar los "delitos" de los líderes de la guerrilla.
     Colombia crece, pero la actividad industrial ha retrocedido de 20,9 % a 12 % del producto interno bruto (PIB) de 1991 a 2017; la actividad agropecuaria ha pasado de 8,1 % en 2002 a 6,2 % en 2017, y, en cambio, los activos del mercado financiero representan 48 % del PIB. ¿Alguna relación con el lavado de dinero, tal vez? Entretanto, las reservas de petróleo están por agotarse en tres años. En fin, que en un cuadro como éste, el problema para la oligarquía colombiana, a la que no le importa el subdesarrollo porque es su beneficiaria, es cómo callar cualquier discrepancia ("populista", "castrochavista", etcétera), mientras la izquierda sigue ofreciendo entre sus "analistas" la sempiterna "utopía" (la que no está en ninguna parte). Petro, como sea, se quedó con un buen resultado, aunque no valiera la pena para ello enlodar a Venezuela.

viernes, 15 de junio de 2018

NICARAGUA: ¿ES UN GOLPE DE ESTADO DISFRAZADO?

Cuando Daniel Ortega recuperó el poder en Nicaragua, este país, uno de los más pobres del Hemisferio Occidental, se convirtió en uno de los primeros en cumplir con los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas, recortando para 2015 la pobreza a la mitad, y beneficiando con ello en especial a niños (unos 100 mil) y habitantes del campo. Nicaragua, país de paz, alcanzó tasas de crecimiento del 5 % y logró la estabilidad laboral gracias al Modelo Tripartita, mediante el cual los sindicatos y los empresarios lograron incrementos semi-anuales en el salario gracias a la intervención del gobierno. El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea alabaron la reducción de la corrupción y el uso efectivo de la cooperación y los préstamos. Nicaragua alcanzó igualmente uno de los cuatro primeros lugares en el mundo por participación femenina en asuntos públicos y privados (igualdad de género). Dicho sea de paso, Nicaragua fungió como representante de Libia en Naciones Unidas durante el bombardeo contra el país norafricano y Ortega dejó de mandar tropas a ser entrenadas en la Escuela de las Américas.
     Las protestas comenzaron con un intento de reforma al Instituto Nicaraguense de Seguridad Social, pero no está de más señalar que los cambios propuestos por el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) y el FMI eran mucho más drásticos que los sugeridos por Ortega: privatización de las clínicas, aumento de la edad de jubilación, incremento del número de semanas laborables necesarias para alcanzar una pensión por arriba del 50 %, eliminación de las pensiones para quienes no pudieran lograr este aumento, etcétera. Cabe señalar que, tan pronto como comenzaron las protestas, Ortega retrocedió en las medidas sobre la seguridad social y aceptó el diálogo con distintos sectores de la sociedad, soltando por lo demás a los estudiantes que habían sido capturados durante los disturbios.
     Cabe señalar que quienes han estado protestando no tienen propuestas sociales, salvo una, política, rotunda: que se vaya Ortega (y con él la vicepresidenta Rosario Murillo). El asunto se parece mucho a un intento de golpe de Estado contra un gobierno que hasta hace poco gozaba de un 80 % de aceptación popular. Si lo que quieren quienes protestan, derrumbando por lo demás símbolos del sandinismo (o quemando banderas sandinistas, etcétera...), es que se entronicen el COSEP, el FMI y la Iglesia, todo con apoyo estadounidense, lo mínimo que se puede hacer es llamarle a ésto "contrarrevolución". Si de "revolución" se tratara, sería para poner límites a las concesiones de Ortega al COSEP y la Iglesia.
     Sobre la violencia, se ha dicho que la provoca Ortega, incluso con bandas paramilitares, pero  en este caso no queda claro por qué hay policías -a quienes se ha ordenado no intervenir- entre las víctimas. Algunos policías han sido ultimados en sus cuarteles e incluso en sus hogares. Es extraño para una policía que se ha ganado reputación mundial por su lucha contra la violencia doméstica y sus buenas relaciones con las comunidades. No queda claro tampoco por qué las noticias internacionales no reportan ataques contra hospitales, edificios gubernamentales y municipales, etcétera...El 20 de abril, por ejemplo, oficinas gubernamentales fueron atacadas en Estelí por una banda de 500 personas, no oriundas de la ciudad, que lanzaron más de mil tiros de mortero e hirieron a 18 policías y 16 trabajadores municipales. En Managua, hay delincuentes que han recibido pagos de entre 10 y 15 dólares por participar en los disturbios. Llama también la atención la precisión de los disparos atribuibles a francotiradores que no serían del gobierno. Y lo que no queda claro es por qué Ortega sembraría las condiciones para que la población enfurecida lo saque del gobierno. Como sea, Lester Alemán, líder estudiantil que encaró a Ortega, dijo en entrevista con el diario nicaraguense La Prensa querer ser como Carlos Fonseca Amador, fundador del sandinismo. ¿Cómo? Leyendo la Biblia, oyendo música cristiana y teniendo como ídolo a Selena Quintanilla. Ahora resulta que Fonseca Amador es el chico del apartamento 512.

miércoles, 13 de junio de 2018

ECUADOR-PERU: PERSECUSION "SELECTA"

La persecusión judicial contra varios líderes progresistas de América Latina no ha cesado, aunque la izquierda no parece muy apurada por defenderlos (salvo al brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, quien recibió hace poco un rosario del Papa Francisco), ocupada como está en ver en dónde puede volver a tomar el poder para seguir en lo mismo (intercambio de zalamerías e invitaciones, retórica hueca, etcétera...).
     En el Ecuador, se ha tratado de vincular al ex presidente Rafael Correa al caso del presunto secuestro de Fernando Balda, ex asambleísta del muy dudoso partido Sociedad Patriótica. Balda habría sido secuestrado en Colombia en 2012 por "órdenes de Correa", mientras en el Ecuador tenía una condena de dos años de prisión por calumnias contra el mismo mandatario: en efecto, le había hecho acusaciones sin pruebas y fue sentenciado por atentar contra la seguridad interna del Estado (artículo 148 del Código Penal ecuatoriano). El asunto llegó recientemente hasta un pedido a la Asamblea Nacional para que enjuicie a Correa. El abogado de Balda, Felipe Rodríguez, ha reconocido tranquilamente que el caso es "político", y sucede que Balda nunca fue secuestrado, sino deportado por las autoridades de Colombia. "(...) Con un manotazo insolente como absurdo, la Fiscalía -ha escrito Marisol Bowen- pretende vincular penalmente a este caso al ex presidente Rafael Correa, mancillando la lógica del cometimiento como principio jurídico, hasta la barbarie de pretender castigar un delito no nacido". Ahora Balda se hace pasar por "perseguido político" y busca incluso una jugosa indemnización. Al mismo tiempo, se hace hasta lo imposible por bloquear al Movimiento Acuerdo Nacional (MANA), el nuevo de Correa luego del secuestro -aquí sí- de Alianza País, y la posibilidad de una convocatoria a una Asamblea Constituyente.
     En el Perú, la venganza de la "Justicia" contra Ollanta Humala y Nadine Heredia por haber librado la prisión preventiva fue dejarlos sin lugar donde vivir, incautándoles sus propiedades. El argumento consistió en que fueron "adquiridas ilegalmente", siendo que aún no termina el juicio y no hay pruebas definitivas del "lavado de activos" de la pareja ex presidencial peruana. Además, se ha buscado inhabilitar al partido al que pertenecen los Humala-Heredia (Partido Nacionalista) para participar en las elecciones de 2021. Entretanto, Alan García sigue casi intocado, y no ha sido afectada en lo más mínimo Keiko Fujimori, pese a que ambos habrían tenido vínculos oscuros con la empresa brasileña Odebrecht. La persecusión sigue siendo selectiva. Por lo demás, César Nakazaki, abogado de los Humala-Heredia, considera: "el gran problema de la justicia peruana es que no se respeta el debido proceso".
    

lunes, 11 de junio de 2018

BICENTENARIO DE MARX: TECNICA O FUERZAS PRODUCTIVAS

Durante mucho tiempo se ha confundido, dentro del marxismo y fuera de él, el "desarrollo de las fuerzas productivas" con la técnica. Algunos deben estar esperando a que la técnica lo invada absolutamente todo para cambiar de régimen social. En realidad, las "fuerzas productivas" se refieren a una relación, la del Hombre con sus instrumentos de trabajo, y no es una relación sencilla, puesto que puede producir enajenación, alienación, de la misma manera en que puede contribuir a emancipar. La emancipación consiste en la destreza con los instrumentos de trabajo, pero hoy no faltan quienes creen que frente a la saturación técnica la mejor opción no es el dominio del oficio, sino la "vuelta a la naturaleza". Los temas de la alienación y el fetichismo ya no son abordados por los pocos marxistas que quedan, pero dichos temas son muy actuales: basta con ver el tipo de relación que mucha gente mantiene con sus smartphones e iPhones, de tal modo que, mientras cada uno se cree un ejecutivo en acción, siempre ocupado, pierde la mínima capacidad de atención y "retención" de lo que acontece en el entorno y en el trabajo.
      El Hombre transforma a los instrumentos de trabajo y éstos, a su vez, lo transforman a él. La técnica puede muy bien mejorar, y mucho, mientras el proceso de trabajo se degrada y el ser humano se idiotiza, a fuerza de encontrarse con "soluciones" cada vez más simples y prefabricadas. El primero en formularlo para la época moderna no fue Marx, sino Adam Smith, quien advertía contra los riesgos de la excesiva especialización laboral. Hoy en día hay una tendencia marcada a querer solucionar demasiados problemas humanos convirtiéndolos en problemas técnicos, lo que crea por lo demás un ejército de empleados dedicados a administrar la técnica -en"protocolos" para todo- sin reparar en el "factor humano". El resultado es la degradación de la capacidad del ser humano para enseñar (y hacerse escuchar) y para aprender, puesto que las "cosas" le vienen cada vez más "dadas" y no las comprende si no es así. Sucede en otras esferas lo que en la de la producción: en una maquiladora, por ejemplo, la trabajadora no tiene que saber pensar, sino que debe saber ejecutar de manera automática el mismo gesto. En distintos niveles de la sociedad, pero más en las esferas de la circulación y sobre todo la distribución y el consumo, se ejecuta mucho sin pensar nada. Las conductas son estereotipadas y las facultades del pensamiento están atrofiadas, entre otras cosas porque no hay transformación de instrumentos y objetos de trabajo. En estas condiciones, tampoco queda claro qué debiera transformarse en la sociedad si todo tiene una solución con tal de "aplicar" correctamente una técnica a disposición. Es el punto muerto: el del máximo fetichismo y el de la mayor enajenación. En la base están "fuerzas productivas" que por razones de relación con la propiedad pueden provocar fuertes regresiones sociales. La técnica, en sí, no es garantía de nada, y no hay en Marx ni determinismo económico (como tampoco en Smith) ni tecnológico.

viernes, 8 de junio de 2018

PUTIN SE ENCUENTRA CON DIOS

A falta de una ideología clara, algunos rusos están comenzando por lo visto a fabular sobre un pasado al que no pueden renunciar, porgue ganaron la Gran Guerra Patria (1941-1945), pero del que al mismo tiempo están llamados a avergonzarse.
     Recientemente, en el programa "Línea directa", el presidente ruso, Vladimir Putin, contó un poquito de su encuentro con Dios, porque le preguntaron cómo se lo topó. "Es una pregunta muy íntima, es difícil contestarla en público, dijo Putin sobre su 'revelación'. Cada persona, prosiguió, nace con fe en Dios, a mi juicio (sic). Sin embargo, cada uno empieza a entenderlo en momentos diferentes de la vida. Por ejemplo, durante la Gran Guerra Patria cuando los ateos más convencidos iban a luchar en combates, estoy seguro que pensarían en Dios". Así que vaya, los soldados del Ejército Rojo y formados en la ideología comunista fueron al Frente contra las tropas nazis creyendo en Dios, porque en Dios se cree, y no se piensa. Seguramente que fue la fe en Dios la que contribuyó a la victoria, y no valores como el coraje o la abnegación.
     Hace pocos años, la muy joven ex fiscal de Crimea y luego política de Rusia Unida (partido oficial) en la Duma rusa, Natalia Poklonskaya, se asomó a la celebración del Día de la Victoria en la Gran Guerra Patria, en medio del "Regimiento Inmortal", con un retrato del zar Nicolás II. El "Regimiento Inmortal" es el nombre que se da al hecho de que, en la conmemoración, cada quien lleva la foto del pariente (o los parientes, que en el caso de Poklonskaya fueron dos) caído. Por lo visto, a la ex fiscal se le había aparecido Nicolás II como un extraño "recuerdo" del Frente, por lo que, sumando la "revelación" que tuvo Putin, resulta que los soldados del Ejército Rojo fueron a combatir por Dios y por el Zar contra los hitlerianos.
     En 2016, el cineasta Nikita Mikhalkov señaló que museos como el Centro Yeltsin en Ekaterimburgo contribuyen a la "destrucción de la identidad nacional de los niños". Son "inyecciones diarias de destrucción de la conciencia nacional de los niños", insistió Mikhalkov. Por lo visto, los niños no son los únicos afectados por la propaganda "contra el totalitarismo", a la que más de un ruso ha decidido contrarrestar agarrándose de Diosito. Esta valentía no la tenían ni quienes iban al Frente.