Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 30 de noviembre de 2012

TU, LA MISMA DE AYER

Algunos gobiernos llamados "progresistas" tuvieron casi siempre como objetivo parar cualquier salida del capitalismo (más una salida comunista) y recrearon la ilusión de que el cambio puede hacerse "dentro" del "sistema". El asunto se convirtió luego de 1989-1991 en la búsqueda de la "tercera vía" y luego en el "centro".
      Algunos países latinoamericanos siguen fieles a este "progresismo" que consiste en meterse al capitalismo por la izquierda -hay carriles para rebasar- y mediante el llamado a las clases medias. Si el capitalismo dice "paguen", pues los centristas pagan. Si el precio es la cabeza del régimen sirio, pagan. Los gobiernos "progresistas" de Argentina, Brasil y Uruguay votaron por una resolución de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas,  del 19 de julio, llamada "La situación en Siria" (documento A/66/L.57), que condena al gobierno de Damasco y abre la puerta a la aplicación de la fuerza. Ecuador se abstuvo. Conviene señalar que a esta resolución se opusieron Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia.
      ¿Qué tenían en mente Argentina, Brasil y Uruguay? Pagar, seguramente. Al poco tiempo, en Sudáfrica, la Internacional Socialista condenó al gobierno sirio. Desde meses antes, esa Internacional pidió abiertamente la partida de al-Assad, la "transición a un gobierno democrático" y apoyo para quienes continúan "arriesgando sus vidas en busca de democracia y una vida libre de opresión". La Internacional Socialista lo consiguió: lo que ayer era ser "bi" o travesti se convirtió en "cambio de sexo", o dicho de otro modo, lo que ayer era "ni lo uno ni lo otro" es hoy apoyo a la delincuencia, una postura transgénero que permite que el terrorista sea un gran luchador por los valores occidentales.
     En efecto,  la Internacional Socialista condenó entre otros supuestos "hechos" las ofensivas gubernamentales contra las ciudades sirias de Homs y Alepo. En Homs, sin embargo, los terroristas habían tratado de crear un emirato islámico en Baba Amro. En Alepo, estos vándalos crearon una "zona liberada" desde la cual persiguen cualquier discrepancia religiosa (sunnitas sufíes, chiitas, alauitas, drusos, ismaelitas y cristianos). El "estilo" es saudiárabe, lo más retrógrado del Islam. Los videos de estos terroristas ejecutando a prisioneros de guerra son de dominio público.
     Seguramente no falte quien interprete como progreso que se haya pasado del genderqueer socialdemócrata a la posición ideológica shemale o kathoey. El presidente francés Francois Hollande ha hecho mucho más que promover el matrimonio gay.  A diferencia del pasado, cuando el autoritarismo obligaba a definirse como capitalista o socialista, hoy se puede tener un sexo de terrorista y una identidad de género demócrata. O un sexo a la izquierda, tipo partido de la rosa socialista, y una identidad de género como de hooligan, tatuado y listo para golpear al que se deje. Es sexy y a la carta.