Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

jueves, 20 de diciembre de 2012

QUE DE RARO TIENE

Los Hermanos Musulmanes forman una parte importante de la oposición al régimen sirio. Esa organización ha cobrado fuerza en distintos países árabes.
     En plena regresión, se va instalando en el poder una fuerza religiosa aliada de Estados Unidos. Los Hermanos Musulmanes fueron fundados en 1928 por Hassan al-Banna, y sirvieron de ariete contra el comunismo y contra los nacionalistas en el mundo árabe. En 1954, Said Ramadan, yerno de al-Banna, era el principal organizador internacional de los Hermanos: como tal, se granjeó el apoyo de la Central de Inteligencia Americana, la CIA. Los Hermanos Musulmanes fueron utilizados en Egipto como ariete contra el régimen de Nasser. Hoy, también desde Egipto, la organización ha hecho llamados abiertos a derrocar al régimen sirio de Damasco. Lo que comenzó como organización anticomunista se transformó en algo contrario a cualquier forma de nacionalismo contrario al imperio.
    El sheik Yussef al-Qardaui, qatarí de origen egipcio, cercano a los Hermanos Musulmanes, declaró hace poco tiempo que "Moscú se ha convertido en enemigo del Islam y de los musulmanes, un enemigo número uno, y (que) Rusia es responsable de la muerte de civiles en Siria". El teólogo sunnita rogó a Dios para que "destruya a Rusia, China e Irán", que serían "los peores enemigos de los musulmanes y los árabes". El sheik llamó antes a una guerra santa contra Kadhafi en Libia.
     Las agresiones directas contra residentes rusos y ucranianos en Siria ya han comenzado, como ocurrió con el secuestro de la periodista (de Ucrania) Anhar Kochneva. La oposición ha dicho que los rusos son un "objetivo legítimo". Los intereses estadounidenses y los de los fanáticos están en sintonía.
     Lo que comenzó como cruzada contra el comunismo es hoy un ataque en regla contra toda forma de defensa de la soberanía y de nacionalismo, así sea moderado. Es también un ataque contra la tolerancia y el laicismo y el regreso al arcaismo. Lo mejor que ha conseguido Estados Unidos es colocar el debate en los términos que le convienen, puesto que pareciera que es la "lucha legítima de la libertad contra la opresión". Qué de raro tiene: la nación que busca mantener el privilegio de ser la más poderosa se alía con el conservador. Y el religioso cree: "In gold we trust".