Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 23 de febrero de 2013

EPPUR SI !MOVE!

Paul Craig Roberts, antiguo funcionario del gobierno de Ronald Reagan y ex editor de The Wall Street Journal, se preguntaba hace algún tiempo si el mundo podría sobrevivir a los "psicópatas, sociópatas y estúpidos" (sic) que prevalecen en Washington y que conducen el mundo a la destrucción. Que sean republicanos o demócratas, no cambia demasiado la cosa. El asunto, digamos, es que "ellos" son una mezcla mortífera de arrogancia e ignorancia. ¿Percepción del mundo exterior? Ninguna.
      Así le fue a Galileo Galilei cuando intentó demostrar que la tierra no era el centro del universo. La Inquisición se le fue encima con la fe y el dogma. Se le echaron de a montón, vaya. Hoy llega a pasar lo mismo cuando alguien se atreve a sugerir que el planeta Tierra no gira alrededor de Estados Unidos. No es broma: seguramente más de un analfabeta funcional estadounidense podría explicar así que haya estrellas en la bandera gringa. No es cosa de cañoneras: es que Estados Unidos ganó desde hace rato la guerra ideológica -aún sin tener cultura-, en materia de lo que alguno que otro estratega de Washington llama el "soft power" o "poder blando". ¿Qué valores alternativos hay a los de los gringos? En plena decadencia, y demostrable, Estados Unidos ha conseguido un gigantesco "coco wash".
      Funciona tan bien este excepcionalismo que cada quien quiere el suyo. ¿Qué, se cayó la Unión Soviética? No importa, la pitonisa búlgara Vanga profetizó la Gran Era de Vladimir -entiéndase Putin. Russia first. Hay cosas mejores: contra viento y marea, América Latina sigue a la vanguardia de lo que sea. Importa poco, mientras sea vanguardia. Es la Gran Era de las Izquierdas y por cierto que la enésima ocasión para regodearse en la nosotrosidad. Mi ignorancia es lo de menos, y mi ademán, lo de más. Y además, es la Gran Era de Acuario y el futuro es de la Gran China Milenaria. Cada uno con lo suyo, pero parece una epidemia en la cual no falta quien quiera ser el Sol: cuando el mundo no gira en torno a nosotros, no es nuestra Historia. Salvo que haya un "margen de maniobra" para jugar con ventaja.
     Oye, que te manda saludar Narciso.