Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 15 de junio de 2013

ESE DETALLE ES EL QUE MAS LA VUELVE LOCA...

Lo han logrado. Encarnan al sistema occidental actual, aunque son checos y algo chuecos.
    Tienen 19 años. Uno se llama Elijah y el otro Milo. Ambos se apellidan Peters y, para más señas, son gemelos. Han descubierto cómo separar por completo el principio de placer del principio de realidad. Y lo han hecho obteniendo el máximo placer y el mayor beneficio sin pagar nada. No tienen qué pagar por nada fuera de lo que "hay", que lo es todo.
    Elijah y Milo son homosexuales, actores porno...y pareja. Se dice que "lo mejor de la vida queda en familia", así que estos gemelos checos practican el incesto más o menos al mismo título que van a la playa, levantan pesas juntos y visten con ropa de diseño que escogen pegaditos. Doble ventaja: no hay que arriesgarse a lo desconocido, fuera de la familia, ni a ese desconocido que es el otro sexo, fuera de la homosexualidad y el "arte" de tejerse una chamarra. Como además se trata de gemelos, ni siquiera hay que correr el riesgo de ver otra cara al despertar, o al terminar de hacer "éso". En suma, Elijah y Milo han hecho realidad la canción: tu y yo somos uno mismo, !uoh!!oouoh! Están fundidos de tal modo que no hay separación posible (menos cuando con el incesto sacan para la renta). Uno dijo del otro: "es la sangre de mi sangre y es mi único amor. Mi hermano es mi novio y yo soy su novio".
    Gracias a este par "twincest" que es Uno (y no par, aunque lo parezca), el sitio checo y chueco Bel Ami, de porno gay, tiene récord de visitas: un millón y medio de usuarios al mes, incluyendo los infaltables del "mientras no dañen a otros", "cada quien sus gustos" y otras muestras de libertad muy open-minded. La República Checa es hoy el segundo lugar del porno gay en el mundo, después de California. Lo que más impacta a muchos de Elijah y Milo es, dicen, la ternura que se muestran (no está mal para un país que ofrece actores porno de los más baratos del mundo y ni castiga el incesto, menos si países como Suiza buscan despenalizarlo), aunque algunos comentaristas sugieren que los actos son en espejo: es narcisismo al extremo, algo nada descabellado para estos adolescentes.
     El sueño es que, cada vez que algún occidental se encuentre con otro ser humano, descubra muy de plácemes que es su clon (ideológico, político, académico, intelectual, revolucionario, sexual, familiar, "étnico", etcétera...) y que no hay más que agarrar -catch as can- sin hacerse preguntas de nada. ¿Cómo, yo por aquí? !Qué gusto me da verme!
     Ya no hay ningún exterior ni existe la alteridad: "éso" tuyo es tan idéntico al mío que puedo agarrarlo como mío.
     Ya ni se dice "préxtalas". Me sirvo y punto. Siria es mía.
     El diálogo global estadounidense soñado:
     -¿How are you?
     -Fine, thank you, ¿and me?
   
     !Mío, mío, mío!