Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Consortium News-Globares

lunes, 27 de noviembre de 2017

STALIN: OCHOCIENTOS TRILLONES DE MUERTOS

En un régimen de "libertades", cualquiera es libre de decir cualquier cosa e incluso, si lo desea, de saltarse a la torera las leyes de la demografía, que es lo que hacen quienes calculan, pareciera que "a ojo de buen cubero", los muertos del periodo de Stalin en la Unión Soviética.
     Estos cálculos suelen tener tres fuentes:la propaganda (con material de la Gestapo, la policía secreta nazi) del periodista William Randolph Hearst, la del "académico" (y miembro de la sección de desinformación del espionaje británico) Robert Conquest y las "estimaciones" del escritor y antiguo disidente ruso Alexander Solzhenitsin. Cabe partir de lo siguiente, para seguir los argumentos absurdos de Alain de Benoist en Comunismo y nazismo, que retoman entre otros los cálculos del Libro negro del comunismo, coordinado por Stéphane Courtois. En 1917, el imperio zarista tenía 143,5 millones de habitantes.
     -Por lo que parece ser un error de tipografía, De Benoist le atribuye a Conquest la cifra de 450 millones de víctimas, "sin contar los muertos de la guerra mundial" (que fueron 27 millones), lo que arroja un total de 477 millones de víctimas. El periodo no está especificado, pero visto el número de habitantes que tenía el imperio zarista en 1917, pareciera que entre los años '20 y '50 Stalin hubiera estado matando soviéticos un poco al ritmo de 4 de cada 3, algo un tanto alucinante. De Benoist, por cierto, calcula en 44 millones las víctimas de la segunda Guerra Mundial.
     -Solzhenitsin calculó 110 millones de muertos entre 1917 y 1959. De Benoist le atribuye la cifra de 88 millones de víctimas, sin precisar el periodo. No queda claro si hay que agregar los 27 millones de muertos de la guerra, pero sí cabe preguntarse si un país que arrancó con 143,5 millones de habitantes hubiera aguantado perder entre 88 millones y 110 millones de habitantes en un lapso relativamente corto. Lo extraño es que tan tremenda masacre no frenó el crecimiento demográfico (casi 209 millones de habitantes en 1959, por ejemplo, y en el contexto de transición de una sociedad rural a una industrial-urbana).
     -Siempre sin especificar el periodo histórico, Courtois se va por los 20 millones, otra vez sin que se sepa si incluye las víctimas de la guerra o no. Son aparentemente 47 millones (20 millones por represión y 27 millones por la guerra). Podríamos agregar las cifras de deportados, 28 millones por ejemplo, con 18 millones en trabajos forzados (son las cifras de algunos "especialistas", como M. Collinet o J. Rossi). Como a partir de la muerte de Stalin y la llegada de Nikita Jrushschov se vacían los gulags, podríamos entrever ese cálculo para el periodo de Stalin. Es posible pensar que los muertos y los deportados eran en su inmensa mayoría hombres, al igual que las víctimas de la guerra. Son 75 millones de hombres "inutilizados" (entre muertos y deportados) para una población de 143,5 millones en 1917. Como los hombres son teóricamente la mitad de la población, resulta que Stalin (culpado también de errores en la segunda Guerra Mundial), entre 1924 y 1953, se habría encargado, junto con la guerra, de que estuviera bajo tierra o deportado el equivalente de algo así como toda la población masculina del imperio zarista al momento de la Revolución de Octubre. A este ritmo, la soldadesca hitleriana habría sido recibida en 1941 por bebitas (¿no sería la explicación de la desazón de Stalin?). Todo el arte de estas "cotizaciones" está en no precisar periodos y en no mencionar el número de habitantes de la Unión Soviética a cada "corte".
     Viktor Zemskov fue el encargado bajo Mijaíl Gorbachov, último líder soviético, de certificar con archivos "los muertos de Stalin": son poco más de 700 mil (ejecutados bajo Stalin por motivos político-penales), a los que se suma un millón de deportados al gulag. En ningún momento la cifra llega a "millones" en plural y coincide con investigaciones de estudiosos occidentales serios como J. Arch Getty, de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA). Estas cifras están basadas en archivos y no en ocurrencias (3 de los participantes en el Libro negro de Courtois acabaron deslindándose públicamente de él) o en encargos de agencias de inteligencia. Por lo demás, el grueso de las víctimas -incluyendo gente inocente- se concentra durante la ezhovschina (1937-1938), como parte de una conspiración del Comisario del Interior, Nikolai Yezhov, contra Stalin y la Unión Soviética, por lo que fue ejecutado (1940).
     Cabe señalar que durante el periodo de Stalin, la Unión Soviética creció a un ritmo demográfico superior al de países como Inglaterra o Francia: 147 millones de habitantes en 1926,  162 millones en 1937 y 170,5 millones en 1939. ¿Habría ocurrido bajo tanto terror? El crecimiento demográfico ruso, no está de más mencionarlo, se fue a pique en la época del presidente Boris Yeltsin y sólo muy recientemente se ha recuperado.