Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 13 de noviembre de 2017

SOBRE CUALQUIER COSA...

La prensa occidental casi no informó nada sobre la gira de Donald J. Trump por Asia. Sin embargo, fue un viaje más bien exitoso, en particular en China. Estados Unidos representa el 70 % del superávit comercial chino y Trump se había quejado de prácticas comerciales injustas por parte de estos asiáticos.
      China y Estados Unidos firmaron durante la gira de Trump acuerdos por 253 mil millones de dólares, y Beijing mostró su disposición a reducir el desequilibrio en el comercio con Washington. China importará aviones Boeing y vehículos eléctricos Tesla, además de que habrá empresas conjuntas, como con Ford. China reanudará asimismo las compras de carne de vacuno estadounidense. Los fabricantes chinos de teléfonos celulares firmaron acuerdos para el suministro de microcircuitos estadounidenses.
     China invertirá en Estados Unidos, en la producción conjunta de gas natural en Alaska, mediante la compañía de energía estatal China Petroleum and Chemical Corp.. Beijing invertirá también en la producción de gas de esquisto en Virginia Occidental. Según el portal ruso Nakanune.ru, Trump logró una reducción del déficit comercial, garantizar la afluencia de inversiones productivas chinas a Estados Unidos y contratos para la compra de una amplia gama de productos estadounidenses, lo que significa puestos de trabajo. También habrá participación estadounidense en el Silk Road Fund, que está relacionado con las "nuevas rutas de la seda" (One Belt, One Road- OBOR).
      Los mismos "analistas" izquierdistas que glorifican a China por su "cibercomunismo" se habían encargado hace no mucho tiempo de tildar de "fascista" a Trump, tal y como lo hizo Heinz Dieterich Steffan, llamándolo desde Duce, "Mussolini de la Casa Blanca" y piccolo Duce hasta Fuehrer ("Twitter, el FBI y los plutócratas instalan al Fuehrer"). No queda más que concluir que China cede y hace jugosos negocios con el Fuehrer, o que la lógica, en estos tiempos, no es de la incumbencia de los "grandes analistas" (¿o de los chinos?).