Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

miércoles, 19 de julio de 2017

LA OTAN SE PONE PARDA

Recientemente, la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) divulgó, en nombre suyo, un vídeo de homenaje a los llamados "Hermanos del Bosque", que después de la segunda Guerra Mundial crearon destacamentos de guerrilleros para luchar contra las autoridades soviéticas en los países del Báltico: Lituania (donde los "Hermanos del Bosque" tuvieron la mayor fuerza), Estonia y Letonia. El vídeo, de unos ocho minutos de duración, incluye testimonios de combatientes sobrevivientes que hablan gozosos y que han sido reconocidos oficialmente por sus respectivos gobiernos.
      Distintas autoridades rusas se manifestaron en contra de este vídeo, que en efecto, plantea problemas de interpretación histórica.
      Antes de que terminara la segunda Guerra Mundial, los "Hermanos del Bosque" participaron por miles en los rangos de las Waffen-SS nazis (un cuerpo de élite hitleriano), consideradas como organización criminal en los juicios de Nuremberg. Esta alianza atacó no nada más a los soviéticos, en el Frente Oriental, sino que se dedicó también al exterminio de judíos del Báltico (80 % de estos judíos fueron exterminados por los "Hermanos del Bosque"). Los judíos eran civiles. En las Waffen-SS participaron, además de los "Hermanos del Bosque" de los tres países del Báltico, hombres en armas de Ucrania, Croacia y Bosnia. Dicho sea de paso, después de la guerra hubo importantes jerarcas de los "Hermanos del Bosque" entrenados por la Central de Inteligencia Americana y los servicios secretos británicos (M-16, mediante la "Operación Jungla").
       Queda claro que el antisovietismo-anticomunismo termina invariablemente -como ha sucedido entre los ucranianos, los croatas y los bosnio-musulmanes- en la reivindicación del pasado nazi, por lo que, de nueva cuenta, cabe señalar que no hay la tal equivalencia entre los "dos totalitarismos". El asunto nunca fue así. LA OTAN hace proselitismo pro-nazi, así sea de manera indirecta, y reina en Occidente el mismo silencio que cuando la primera ministra británica ofrece "ataques nucleares preventivos" como quien ofrece dulces a la salida de una escuela.