Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Consortium News-Globares

lunes, 23 de abril de 2018

PARAGUAY: UN SUSTO PARA EL COLORADO

La hipótesis "Viagra" de la ultraizquierda para la cual "el tamaño es lo que importa" estuvo a punto de fallar en las recientes elecciones paraguayas. Estas elecciones mostraron, como ocurre en muchos lugares de América Latina, que la sociedad se encuentra partida en dos, siguiendo líneas de clase, mientras los dizque liberales que homenajean a Karl Marx niegan que haya "lucha de clases" y la ven como uno de los aspectos más deplorables de la teoría del pensador "decimonónico" alemán. El hecho es que la ultraizquierda Viagra no se interesó mayormente por Paraguay, porque lo que cuenta es la grandeza de Luiz Inácio Lula da Silva.
     Mario Marito Abdo, candidato del Partido Colorado (por 70 años dominante en el país sudamericano), se impuso con un 46,46 % de los votos al liberal Efraín Alegre, quien, contra los pronósticos sesgados que le daban una ventaja muy holgada al primero, obtuvo 42,73 % de los votos. "Liberal" quiere decir aquí "liberal" y no ultraconservador con fachada de "partidario de las libertades". Alegre, de centro-izquierda, se presentó por el Partido Liberal Radical Auténtico, pero en alianza con el Frente Guasú, del ex presidente Fernando Lugo.        
      Abdo es hijo de quien fuera el secretario privado del dictador Alfredo Stroessner, quien gobernó de 1954 a 1989. Marito trató de distanciarse de "lo malo" de la dictadura queriendo conservar "lo bueno" ("las cosas buenas de aquella época"). Esto "bueno" tal vez consista en que Paraguay ha logrado en parte reciclarse en una apariencia de modernidad -con edificios, centros comerciales y barrios residenciales de capas medias en Asunción, la capital- mientras el país crece gracias a los desastres de la agricultura soyera, las maquilas y también el narcotráfico, que no deja de crear una sensación de bonanza. Al mismo tiempo, Paraguay es hoy el país más pobre de Sudamérica y está entre los más corruptos del mundo.
     Alegre prometió ayudar a la economía familiar campesina y rebajar la tarifa eléctrica para la industria de tal modo que cree empleo. El Frente Guasú planteó un programa amplio que incluyó una reforma agraria integral y un inicio de industrialización, entre otras medidas. Por lo visto, muchos paraguayos estuvieron interesados en estas medidas antes que en seguir en el "modelo" depredador actual, pese a su fachada de opulencia. Todo lo anterior pasará completamente desapercibido para los cazadores de poder ultraizquierdistas.