Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

miércoles, 11 de abril de 2018

SUDAMERICA: PREVARICATO, EN GRANDE

Antes de ir a prisión, el ex mandatario brasileño Luis Inácio Lula da Silva se tomó el tiempo se hablar para la posteridad, y los analistas de ultraizquierda se dieron con su retórica un baño de pueblo, aunque no hubiera mucho pueblo presente. Después de todo, Lula había sido el ejemplo para los de supuesta "izquierda moderada", por una política económica que ayudó a los ricos tanto como a muchos pobres. Es apenas en la antesala de la cárcel que Lula se acordó de hacer algo de anti-imperialismo, acusando tibiamente a Estados Unidos de querer apoderarse de las reservas energéticas del pre-sal brasileño. "La muerte de un combatiente no para la revolución", afirmó contundente quien no hizo revolución ninguna. "Yo no soy un ser humano más, soy una idea, dijo el ex presidente de Brasil. Mis ideas ya están en el aire (sic) y nadie las podrá encerrar. Ahora vosotros sois millones de lulas", afirmó. Y como si se hubiera tragado un libro de algún montevideano o si repitiera alguna canción al estilo Facundo Cabral, remató: "los poderosos pueden matar una, dos o tres rosas, pero no pueden impedir la llegada de la primavera".
      No faltaron los solidarios con este "grande", pero sí quienes repararan en bastantes otros casos que muestran lo que es la "justicia" en América Latina. El ex vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, supuestamente vinculado a la empresa Odebrecht, fue sentenciado sin pruebas y con toda suerte de mañas, incluyendo una condena con un código ya derogado. Y en el Perú, la reputación de Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia fue arruinada al dictárseles prisión preventiva sin juicio, por lo que más de un peruano puede creerse que son culpables e incluso en la ultraizquierda puede repetirse "!que se vayan todos!". En un caso muy parecido al que hundió a Glas, contra los Humala declaró Jorge Barata -en plena contradicción con otros miembros de Odebrecht, como Hilberto Silva y Fernando Migliaccio- en un acuerdo de inmunidad con las autoridades peruanas y no en ejecución del acuerdo de colaboración eficaz con Brasil. César Nakazaki, abogado de Humala y Heredia, ha preguntado sobre la base legal del acuerdo de inmunidad, y no ha obtenido respuesta. Los Humala se han vuelto así "sospechosos" a partir de las posibles mentiras de un delincuente que de este modo lograría quedar impune.
     El ex mandatario ecuatoriano Rafael Correa ha sido acusado por la Contraloría General del Estado a partir de un informe penal por el manejo de la deuda externa. Sucede simplemente que Correa ordenó alguna vez calcular la deuda ecuatoriana de acuerdo con el Manual de Finanzas Públicas del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero ocurre también que el acusador es Pablo Celi, ex asesor del "loco" Abdalá Bucaram y del presidente-agente Lucio Gutiérrez; Celi es también ex mano derecha del prófugo de la justicia Carlos Pólit (ex contralor refugiado en Miami, luego de haberse visto involucrado en el caso Odebrecht), y otras perlas. De nueva cuenta, es como si un delincuente declarara culpable a un inocente. Ya le ocurrió también a Cristina Fernández de Kirchner en Argentina ¿Qué sucede? Recurriendo al diccionario, que "cada juez debe aplicar el derecho que corresponda a cada caso concreto. En otras palabras, debe poner en juego la jurisdicción o el derecho mismo. Si este juez se aparta por voluntad propia de la aplicación de éste, está cometiendo un delito del derecho penal que se llama prevaricato". "Para los amigos, justicia y gracia; para los enemigos, la ley a secas", es la frase que acuñó Benito Juárez en México y que explica este modo peculiar de administrar la ley. !Y qué ley!Antes se resumía en "plata para los amigos, plomo para los enemigos".