Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

martes, 26 de diciembre de 2017

ECUADOR: LENIN EL PEQUEÑO PREVARICA

El vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas fue condenado hace poco a seis años de prisión por "asociación ilícita" en el caso Odebrecht, y los medios de comunicación masiva, tanto del Ecuador como del extranjero, se apresuraron a dar por hecho que "no hay vuelta atrás", silenciando a la parte acusada y el asunto mismo, turbio a más no poder.
      Glas fue condenado sin pruebas, ya que ninguno de los involucrados declarantes mencionó el nombre del acusado y tampoco se aportaron evidencias materiales convincentes. El fiscal general del Estado simplemente decidió una "asociación tácita" (de "poder e influencia"), después de haber pactado con la constructora brasileña, cuyos implicados quedaron libres. En medio del fraude procesal por parte del fiscal, Glas fue condenado, por si fuera poco, con un código penal derogado, para que la sentencia incluyera por lo menos un año más. Al mismo tiempo, la Asamblea Nacional ecuatoriana decidió hacerle a Glas un juicio político por "asociación ilícita", siendo que este delito no puede ser causal de ese juicio. De remate, la Corte Constitucional ecuatoriana aceptó el pedido del ilegal juicio político. Días antes de la resolución contra Glas, en una falta total de respeto por la independencia de poderes, el mandatario Lenín Moreno, aunque admitió que no podía entrometerse, pidió en cadena nacional que hubiera "justicia" y no "tomaduras de pelo".
       El ingeniero Glas fue durante el gobierno de Rafael Correa (cuando fungió como ministro Coordinador de Sectores Estratégicos y como Vicepresidente) una pieza clave en el cambio de matriz productiva en el Ecuador, en particular en el de la energética, al grado de que el país dejó de ser importador de energía para convertirse en exportador. Este cambio era clave para ir sacando al Ecuador del subdesarrollo. Glas expulsó a Odebrecht del país: en ese momento fue amenazado por el CEO (Chief Executive Officer) de la constructora, Marcelo Odebrecht. Glas era por lo demás una de las piezas de las que quería deshacerse a como diera lugar el opositor derechista Guillermo Lasso.
      Haciéndole caso justamente a Lasso, el mandatario Moreno, a nombre de la "reconciliación nacional", convocó para principios de febrero a una consulta popular que contiene dos preguntas inconstitucionales, una de ellas haciendo retroactiva la prohibición de reelección (!leyes retroactivas!) con tal de impedirle a Correa volver a presentarse. El mismo Moreno presionó a la Corte Constitucional para que aprobara la consulta, pero al enterarse de que podía ser frenado en esta instancia (en particular por el informe de la jueza Tatiana Ordeñana), resolvió hacer pasar aquélla por decreto. El mandatario no podía saltarse el dictamen de la Corte, pero en este campeonato de prevaricación alegó que el tiempo para la resolución había vencido, lo que era falso. Una de las preguntas de la consulta destruye el ya quebrado estado de Derecho al sugerir pasarle al Ejecutivo el poder sobre el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. Este Consejo elige a las siguientes instancias: Defensor del Pueblo, Defensor Público, Fiscalía General del Estado, Contralor General del Estado, Consejo Nacional Electoral,Tribunal Contencioso Electoral, Procurador General del Estado y Superintendentes.
     De consumarse los golpes contra Glas y en la consulta popular, el Ecuador quedaría privado de buenas posibilidades de desarrollo y de verdadero estado de Derecho (por completo).