Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Consortium News-Globares

lunes, 18 de diciembre de 2017

¿EMPATE CATASTROFICO?

Desde 1978, el traductor Roger Dangeville había adelantado -para referirse a una larga crisis- la expresión "capitalismo senil" (Marx-Engels. La crise), que ha sido retomada por varios estudiosos (Samir Amin entre ellos). Cabe decir de entrada que Karl Marx nunca previó algo así como un "pase automático" al socialismo: no descartó una decadencia que haría palidecer a la del Imperio Romano. El capitalismo lleva medio siglo en crisis, pero tal vez  sirva de muy poco insistir en que se trata de una "crisis terminal" y en la "senilidad" del capitalismo. La intelectualidad y la academia están lejos de la mayoría de la gente, que por distintos motivos sigue creyendo en una salida capitalista a la crisis, aunque se dé exclusivamente para unos pocos. Una larga y penosa decadencia no deja de ser empero una posibilidad real, entre otras. Puede ser más o menos localizada, o más o menos generalizada.
     En esta perspectiva, no sirve de mucho establecer, por ejemplo, que hemos llegado a un mundo "tripolar" (Estados Unidos, Rusia, China), o que hay una forma -no del todo falsa- de vuelta a un mundo "bipolar" (Estados Unidos, y por el otro lado China y Rusia). Si no están explicitados los valores en juego, o si no los hay (y el hecho es que Rusia y China tienen muchísimo de países capitalistas), lo único que se estaría haciendo es agregar "cantidad" con tal de seguir jugando el mismo juego, y como si la crisis fuera éso, un "juego" en el que, más que los valores mismos, importaría nada más ganar o perder. ¿Ganar o perder qué, además de "posiciones" y "negocios"?
     En este caso, sin redefinición de valores, existiría la posibilidad de la "decadencia de la civilización" a la que se ha referido Samir Amin, con una desintegración social al "estilo"romano. "Esto implica, escribe Amín, que nadie controla el devenir de los acontecimientos, que se abren camino por la mera 'fuerza de las cosas'. En nuestra época, teniendo en cuenta el potencial destructivo del que disponen los poderes (destrucciones ecológicas y militares), el riesgo -denunciado por Marx en su momento- de que los combates destruyan a todos los bandos enfrentados es real". No tiene por qué ser un gran desastre militar: igual podría darse una larga decadencia por un "empate catastrófico" si los valores de los supuestos "jugadores" son los mismos, o casi.Es una pena que más de un analista latinoamericano examine las cosas en el mundo como lo haría en una casa de apuestas y, para decirlo con palabras del periodista venezolano, José Vicente Rangel, olvidando que "el ejercicio de la política no puede referirse a lo banal, a la maniobra artera o a la manipulación rastrera de las ideas".