Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

miércoles, 7 de octubre de 2015

BEYOND THE KILLING PIRULES (TWO)

El ha vuelto, siempre con Dith Pran en su papel de comparsa desde la isla Roqueta.
      Cabe preguntarse si seguirá siendo llamado por aquí y por allá cuando ni su editorial puede poner un mínimo de cuidado.
      Veamos: "Madero y Carranza -escribe- desde luego fueron grandes 'patriotas' que amaban profundamente a México". Si el autor pone comillas, arroja una sombra de duda sobre el patriotismo de este par. Más abajo se lee: "esta traición (de los principios revolucionarios y constitucionalistas, anotemos) se materializa con los gobiernos de los líderes 'sonorenses' Alvaro Obregón y Plutarco Elías Calles". Ahora, el autor, sin que nadie lo corrija, ni la editorial "de reconocido prestigio", pone un entrecomillado que arroja una extraña sombra de duda. ¿eran o no sonorenses estos señores?. Tal vez no y Huatabampo y Guaymas se encuentran sabrá Dios dónde, pero no en Sonora.
     Hay una muy simpática, la que sigue: "Así como Huerta fue derrotado por las fuerzas populares, el gobierno de Pascual Ortiz Rubio también generó las condiciones para la llegada de Lázaro Cárdenas". Sigue una disgresión sobre Maximiliano y Juárez, y don Porfirio (Díaz) y Madero. Así que Ortiz Rubio resulta comparable a Huerta, Maximiliano y Porfirio Díaz. Seguramente algo así quería el mismo Ortiz Rubio y quienes lo encumbraron aprovechando sus ambiciones, incluso contra la voluntad de Calles (cuyo candidato, si lo tenía, era otro, de lo que hay pruebas documentales, de archivo). Al menos que Huerta, Maximiliano y don Porfirio fueran tan babosos como el michoacano.
      El gringo -no por nacionalidad, sino porque así de maniquea, farisea e insolente es su visión del país- ya sabe quién fue en Ayotzinapa: el antiguo procurador, Jesús Murillo Karam, protegió "el extraño comportamiento del 27 Batallón de Infantería" (suena como a la parte con mayor suspenso en la película). Hubo una "evidente complicidad del Ejército con la masacre", ya escrita antes de que hayan concluido las investigaciones oficiales o no oficiales, nacionales o internacionales. A ver, bola de p...,: es tan evidente como el paralelismo entre Ortiz Rubio, Huerta, Maximliano y Porfirio Díaz. ¿Ok guys?
     El actual presidente mexicano está atacando su país: "Enrique Peña Nieto y el PRI han seguido al pie de la letra la estrategia de shock and awe (conmoción y pavor) desarrollada por el ejército estadounidense y redactada por Harlan Ullman y James Wade de la Universidad de la Defensa Nacional. Esta doctrina se basa en el despliegue de vistosas muestras de fuerza intimidatoria al principio de una campaña militar con el fin de paralizar y desmoralizar al enemigo en preparación para la introducción de las tropas terrestres". Puede ser,  pero "al pie de la letra" significa "literalmente" o "palabra por palabra". Otra vez, ni la editorial corrige, aunque puede ser que en algún momento del sexenio en vez de una rebaja en las tarifas de luz al mexicano promedio le introduzcan tropas terrestres en casa para dejarlo en estado de shock and awe.
     Entretanto, veamos qué ha hecho el regente capitalino: "Mancera periódicamente (...) envía granaderos y otros agentes policíacos a Ciudad Universitaria. Es importante señalar que la entrada de policías anti-motines a la UNAM constituye una abierta violación de la autonomía universitaria". Shock and awe, guys. Algún investigador del IIJ debe tener a estos granaderos periódicamente escondidos en su cubículo. !Córranle, cabrones!.
     Este es el tipo de "excelencia" -decir lo que sea sobre lo que sea- que ha premiado oficialmente el obispo de Copilco y que le ha valido al escritor reconocmientos que de manera extraña no tienen nada que ver con ciencia ficción, sino con la academia. Encima, PIT II (al sonoro rugir del "no hay pedo, compañeros", forma supuesta del ser "popular" del mexicano) le pone a la contratapa: "este libro ofrece una explicación de por qué como México no hay dos". !Pero desde luego!