Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Consortium News-Globares

sábado, 10 de octubre de 2015

EDUCACION SUPERIOR: DEL KIMONO A LA TANGA

Hakubun Shimomura, Ministro japonés de Educación,  Cultura, Deportes y Ciencia, solicitó hace poco a las universidades japonesas que cierren hasta donde sea posible las carreras de Humanidades y Ciencias Sociales,: ni más ni menos que 26 de las 86 universidades estatales niponas se mostraron dispuestas a ejecutar la orden y 17 la pusieron en práctica, aunque hubo en cambio resistencias en las más prestigiosas (Tokio, Kioto). El argumento de Shimomura (que el primer ministro japonés Shinzo Abe fue a recomendar abiertamente en la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) es que carreras como Letras, Educación y Filosofía, pero también como Derecho y Economía, no responden mayormente a las demandas de la sociedad (es la misma cantinela en todas partes), que reclama una educación "más práctica y ocupacional" y "valores más utilitarios".
      Entretanto, en Italia se abrió la primera universidad pornográfica, la Siffredi Hard Academy (no es ninguna broma y el hecho es perfectamente comprobable en Internet), dirigida por el actor italiano Rocco Siffredi, partícipe en más de 70 producciones pornográficas desde 1987. Nadie se quejó por dos razones obvias (o tres, si la ley es "al cliente lo que pida" y no hay distinción entre cliente y sociedad,distinción que muchas universidades públicas se  volvieron incapaces de hacer)
     -la Academia de Siffredi tiene un claro valor utilitario (¿alguien se anima a demostrar lo contrario?), "práctico".
     -mercado seguramente no falte.
También podría abrirse la Edwige Fenech School of Arts o la Sylvia Kristel Autonomous State University (de hecho, Moscú abrió en 2013 un Centro de Instrucción en Sexo Oral). Ningún contribuyente reclamará, sino que gritará: "!mesa que más aplauda!, !mesa que más aplauda!" Ningún contribuyente, tampoco, gastará en  mamarrachadas como Letras, Educación, Filosofía, Derecho y Economía. Sigamos, los universitarios, dándole a la sociedad lo que reclame, lo que es por cierto tanto como negar toda autonomía (la de criterio incluida).