Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 2 de junio de 2017

LA DESTRUCCION DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

El estudio de las relaciones internacionales hoy suele estar reducido, como suele estarlo el análisis mediático sobre las mismas, a dos cosas:
      -la especulación geopolítica o "geoestratégica", pero sin valores de por medio y sin mayor peso de la diplomacia. La geopolítica, aunque necesaria en la medida en que, como decía Napoleón, "todo Estado hace la política de su geografía", es una supuesta "ciencia", muy darwinista, que surgió en buena medida en Alemania (pese a los aportes británicos) con Friedrich Ratzel, teórico del "espacio vital" y prosiguió con alguien muy cercano al nazismo, Karl Haushofer. En una versión caricaturesca, ponerse siempre a la geopolítica es como jugar Monopoly, algo que difícilmente podría ser el objeto de estudio de las relaciones internacionales. Por su cercanía final con el nazismo, la geopolítica fue más o menos proscrita después de la segunda Guerra Mundial.
     -igual o peor de dañino ha sido el estarse a la aplicación -como los militares estadounidenses, para empezar- de la "teoría de juegos" a las relaciones internacionales. En esta teoría un jugador toma decisiones no razonando, sino calculando, en particular "adelantándose" a lo que probablemente haga el otro. En sus peores versiones, la "teoría de juegos" supone que los jugadores engañan y blofean con tal de llevarse ganancias. Así por ejemplo, toda la política exterior rusa y la actitud del líder ruso Vladimir Putin han sido interpretadas en masa en Occidente como maniobras para engañar o blofeos para adquirir ventajas "geopolíticas" (Ucrania, Siria), sin que el aparato mediático y los "estudiosos" se pregunten si están ante estadistas o ante jugadores de póquer. Es así porque al mismo tiempo se cree que los planes de agresión occidentales y de algunos asiáticos contra la Federación Rusa son en realidad otros tantos blofeos para justificar la existencia de una gran "burocracia" (la de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, por ejemplo) que "hace jugadas", pero que supuestamente nunca pasará a los actos.
      El resultado es que entre Monopoly y Turista Mundial, el estudio de las relaciones internacionales fue destruido y el aparato mediático se pone a las "jugadas" -a lo sumo, para demostraciones de "poder" siguiendo a la escuela realista- creyendo que todo es, a fin de cuentas, un juego, frívolo y mundano, algo que incluye a los portales rusos RT y Sputnik que hacen reportajes frecuentes sobre la tercera Guerra Mundial y qué hacer en caso de guerra nuclear. Algunos más ponen el aderezo de "grandes conspiraciones" que de todos modos significan lo mismo: jugar con la vida de millones (en los "análisis" incluidos) desde arriba y sin ninguna participación (¿democrática?) de los candidatos a muertos.