Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 9 de febrero de 2018

BOLIVIA: EL PROBLEMA DEL RELEVO

A principios de 2016 tuvo lugar en Bolivia un referéndum sobre la reelección del presidente. La respuesta fue "no", con fuertes disparidades regionales, en particular entre el altiplano y el oriente. Con todo, el gobierno de Evo Morales ha buscado el resquicio constitucional que permita la reelección del actual mandatario, lo que no está exento de riesgos. El problema no es la reelección en sí, sino la falta de cuadros y de relevo generacional en un país que, por lo demás, ha tenido grandes logros económicos.
     Bolivia ha tenido en los últimos cinco años las tasas de crecimiento más altas de América Latina (más de 4%).  La pobreza moderada ha sido reducida a la mitad entre 2005 y 2016 (de 59 % a 28 %). Se eliminó el analfabetismo gracias al programa cubano "Yo sí puedo". En materia de producto interno bruto (PIB), Bolivia pasó del lugar 117 en 2005 al lugar 75. La reserva monetaria pasó de 700 millones de dólares a 20 mil millones de dólares. Se revirtieron los índices de deserción escolar y de mortalidad infantil y de féminas gestantes. Como las anteriores, se podrían enumerar muchas conquistas sociales y económicas, pero lo más llamativo es que Bolivia echó a andar por la senda del desarrollo gracias a los hidrocarburos (gas y petróleo). Bolivia podría convertirse en exportador de energía (a partir de proyectos hidroeléctricos), como ocurrió con el Ecuador bajo la presidencia de Rafael Correa. Una de las grandes posibilidades bolivianas se encuentra en la industrialización del litio. Bolivia está produciendo además derivados del gas, urea, cemento, etcétera.
     Al mismo tiempo, cuestionado sobre la dependencia de un líder como Morales, el vicepresidente Alvaro García Linera (quien por cierto no se postulará en el 2019, lo que lo retrata como alguien que no está seducido por el poder) admitió en una reciente entrevista con el diario español El País: "ojo, no fue algo que hayamos buscado. Lo ideal es una renovación generacional y colectiva de estos liderazgos fuertes. Pero por la adversidad en que ha nacido nuestro poder, en estos 10 años no nos hemos preocupado del asunto (....) El objetivo es que en 2024 (...) podamos tener líderes sustitutivos de Evo y una estructura colectiva mucho más sólida de la que tenemos". Para el vicepresidente de Bolivia, sería un error dejar pasar el hecho de que Morales, por ser indígena, representa "la unificación de lo popular". Sin embargo, puede también representar la unificación de una oposición con influencia mediática, como lo mostró el referéndum de 2016. El asunto es espinoso.