Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

jueves, 5 de septiembre de 2013

NOSOTROS LOS NOBLES

El ex subsecretario estadounidense del Tesoro, Paul Craig Roberts, considera que muy probablemente Siria interesa a Estados Unidos como parte de una estrategia para desestabilizar al mundo musulmán.
    Según el ex subsecretario, "tal vez el propósito de las guerras sea desestabilizar a los musulmanes y, al hacerlo, desestabilizar a Rusia e incluso a China. Rusia posee grandes poblaciones de musulmanes y tiene fronteras con países musulmanes. Incluso China tiene una cierta población musulmana. A medida que la radicalización propaga la discordia a los dos únicos países capaces de ser un obstáculo para la hegemonía mundial de Washington, EU puede contar con la propaganda de los medios occidentales y la gran cantidad de ONG que financia que se presentan como organizaciones de 'derechos humanos', para demonizar a los gobiernos ruso y chino por tomar medidas duras contra los 'rebeldes'". Agrega Paul Craig Roberts: "Washington está construyendo una cadena de bases militares alrededor de Rusia y China".
     Esta apreciación coincide con lo que desde hace años ha venido sucediendo desde el norte de Africa hasta Afganistán, pasando por Yugoslavia. Los musulmano-bosnios fueron los principales provocadores en la guerra en Bosnia y no dudaron en matar a su propia población -como sucedió en Sarajevo- con tal de ganarse a la "opinión pública" occidental y precipitar bombardeos desde el exterior. Algo similar pasó en Kosovo. Hasta ahora, Estados Unidos ha manejado muy bien el "timing" de las agresiones y la compra de la "opinión pública" que, en realidad, no alcanza a funcionar como tal..
     Samir Amin, economista egipcio, sostiene que los fanáticos musulmanes están haciendo las veces de "parafascistas". Una tesis similar la sostiene Leonid Ivashov, un antiguo alto jerarca militar ruso, para quien el rostro del fascismo actual es el del fanatismo musulmán. Puede que sea apresurado hablar en estos términos, ya que estamos ante un fenómeno nuevo, aunque los fanáticos musulmanes son ciertamente bárbaros.
      Paul Craig Roberts sostiene: "Rusia y China han sido extremadamente descuidadas en sus tratos con EU". El ex funcionario de Reagan argumenta que las universidades y las actitudes intelectuales en China están muy "norteamericanizadas". Algo parecido sucede en Rusia: el modelo saudiárabe ha calado hasta en el inmenso Kazajstán, un vecino de los rusos. Eso que un periodista francés llama "tropas de ocupación mental" funciona bien. No falta quien se crea que EU es el "number one".
     Según el ex subsecretario del Tesoro, no hay seguridad mundial posible "hasta que la economía estadounidense colapse". Estados Unidos es un país que no salda sus cuentas reales: no paga lo que debe, y la verdad es que el estadounidense promedio ni siquiera está consciente de que debe, y piensa más bien que le deben por tener el "billete número uno". EU gana sin querer pagar ningún costo: otros deben pagarlo y lo hacen al aceptar el dólar. Las agresiones son en parte para evitar el colapso de una economía que no está nada bien, pero que vive del tributo cobrado en el mundo, al que se le pasa la factura al menor asomo de costos. Tal vez lo peor -o para reflexión al modo de Amin o Ivashov- está en la inamovible "clase media mundial" que, como el rico, cree ser la mejor del mundo -requetetop- y que nunca tendrá que "pagar la cuenta", puesto que la pagan "los demás" -los perdedores. Cada lío en alguna otra parte del mundo es una factura menos para el clasemediero promedio. Bah, que pague Bashar o quien sea. Menos yo, que soy un ganador.