Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

jueves, 11 de mayo de 2017

SE ESPONTANEO

Todo, hay que darlo todo, es una orden, un deber, un imperativo. !Sé espontáneo! Se sale a la calle a practicar y platicar el arte de parecer auténtico, de sincerarse a cada momento, de exhibir la felicidad. Dilo todo, sincérate, ábrete, déjate llevar, que todo fluya, intíma, suéltate, hazlo ya, no lo dejes para mañana, vive el momento, mañana fue, confiésalo, confía, ten fe, revélalo, devélalo, no te reprimas, no lo dudes, ya no lo pienses, en fin, sé tú mismo, transparente, feliz, gracias al sol. !Buenos días, Señor Sol!
       Hazlo enseñando los dientes en una sonrisa plena, como enseñan los dientes los estadounidenses, los burros y los perros (aunque éstos, para morder). Deja ver que eres feliz, que "tienes" amor (es decir, que lo recibes y de todas partes) y que en ti es "al natural", aunque estés haciendo todo este teatro (y jurando que nunca habías estado tan bien, se diría que de maravilla, espléndido, súper) porque así lo reclama esa convención social que no admite el menor fracaso, por ende la menor dificultad y luego entonces el menor aprendizaje. ¿Qué importa? Tu "tienes" amor. El resto del tiempo, cuando no estés mostrando tu sonrisa fotogénica y tus dientes resplandecientes, masca chicle.
      Evita en todo momento que se desdibuje esa felicidad que es tan convencional como el modo en que tu cerebro te dice dónde y cómo mostrarla, para quedar bien, guardar el contacto, ser digno de inversión (¿alguien invierte en fracasados?¿no, verdad?). Tu eres una ganancia, no un costo: como te vendes te tratan. La felicidad como fiesta sin fin es el argumento del seductor. Que sea otro el que observe bien. Por lo general, hay un breve momento en que esta sonrisa descrita se congela y aparece como lo que verdaderamente es: la mueca de un idiota.