Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Consortium News-Globares

viernes, 30 de marzo de 2018

EL CASTIGO A LA CIENCIA BASICA

Uno de los efectos de la mercantilización de la universidad pública ha sido relegar a segundo plano, cuando no al olvido, a la ciencia básica (investigación básica), sobre todo en los países periféricos. La ciencia básica es la que se ocupa de conocer los principios fundamentales "de la naturaleza o la realidad", lo que incluiría las "propiedades de la realidad". Una ciencia de este tipo no puede durar desde el momento en que se postula que la realidad no tiene "naturaleza" (o propiedades) que puedan ser conocidas y traducidas mediante una verdad, por relativa que sea. Supuestamente, todo intento por encontrar esas propiedades en la realidad estaría destinado al fracaso, al menos en las ciencias sociales: la realidad misma, además de no poder ser conocida, no podría ser modificada. Unicamente se podría "tomar de ella" de acuerdo con las preferencias de cada quien. A fin de cuentas, los "principios fundamentales" están reducidos a preferencias en el mercado y a calcar una dudosa teoría económica triunfante. Ya no es extraño oír a un pseudosociólogo que da peroratas sobre "las preferencias en el mercado religioso" o a otro para quien la democracia no es el gobierno del pueblo, sino un modo de conocer "nuestras preferencias".
     En los países periféricos, la ciencia básica se da por hecha (en otra parte) y simplemente se importan los "paquetes" de investigación aplicada ya elaborados para ser reproducidos, con nombres rimbombantes ("temas emergentes", "nueva agenda", etcétera). No importa la ciencia básica porque, supuestamente, "no es útil" al no reportar "beneficios inmediatos", y el país periférico es incapaz de pensar el largo plazo saliendo de coyunturas sucesivas. El rechazo a la ciencia básica -que se hace pasar por rechazo a la ideología, el "ensayo de opinión", etcétera-, y que consiste en castigar cualquier intento por debatir los "principios fundamentales" más allá del mercado- fácilmente se convierte en anti-academia, en nombre de "lo práctico". Se consideran la teoría y la conceptualización como "pasatiempos ociosos".
     Wikipedia dice que la ciencia básica es un ejercicio de curiosidad, una "cualidad humana básica" y "una de las razones de la actividad científica de todos los tiempos". El hecho de que se arrumbe la ciencia básica implica que ya no haya curiosidad por saber ni razón para la actividad científica. Lo que predomina en la ciencia es la investigación aplicada (en el mejor de los casos), o incluso la simple reproducción (con "especialidades" sin ciencia) o glosa (comentario de texto) de los "paquetes" importados (o pregonados por organismos internacionales), en el caso de los países periféricos. Incluso a los jóvenes se les ha inculcado esta visión de la ciencia que provoca repulsa por la ciencia básica, para que prefieran el entretenimiento. Mediante el dictamen "experto" se castiga sistemáticamente la ciencia básica aunque ello signifique sacrificar a la ciencia misma en su conjunto: tal vez poco le importe al "científico" cuyo fin es el beneficio inmediato y la aplicación de lo que sea que "rinda" de coyuntura en coyuntura, el tiempo de hacerse de fama y de lucrar con ella.