Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Consortium News-Globares

viernes, 23 de marzo de 2018

!BLURP!

Una vez que tal o cual intelectual ha conseguido fama, quiere decir al mismo tiempo que es una celebridad en la Tierra y alguien que habla desde otro mundo, el de la "trascendencia", de tal forma que hasta la última de las banalidades proferidas es importantísima y sagrada, es decir, intocable. El tiempo dedicado a emitir opiniones en la comentocracia y a viajar deja suponer que el intelectual en cuestión en realidad ha dejado de tener disponibilidad para indagar o incluso para hacerse de las informaciones más simples. Es más importante reproducir la fama en desayunos, comidas y cenas con amigos all over the world, yo- te- invito- tú- me- invitas, mantener el rating con eventos a cual más magistral y no perder nada de lo que hoy se llama "visibilidad".
      Entrevistado hace poco por Democracy Now, el muy afamado intelectual de ultraizquierda estadounidense Noam Chomsky dejó entender, sin evidencias, que el gobierno sirio de Bashar al-Asad había realizado ataques químicos, algo por lo demás prácticamente imposible. Como es costumbre en este tipo de gente, Chomsky se subió al tribunal, "se sintió superior a cualquiera" y acto seguido comentó en la entrevista: "el régimen de Asad es una desgracia moral. Está llevando a cabo actos horrendos, y los rusos junto a él". Este es el tipo de declaración que no sirve para nada, salvo para facilitarle la tarea a los grandes medios de comunicación masiva corporativos que tienen así el aval de una "voz independiente". ¿Alguna prueba que presentara Chomsky? Ninguna, simplemente repitió lo que "anda por ahí". ¿Y el asunto de los rusos? El típico guiño de ojo a los cómplices en la moda. Chomsky agregó que no entendía por qué al-Asad tiraba armas químicas cuando iba ganando la guerra ni por qué los rusos se lo permitían. Supongamos que al-Asad haya lanzado sus "gases": ¿cómo supo Chomsky que "los rusos se lo permitieron"? En realidad, hace años y para seguir evitando provocaciones, Moscú urgió al gobierno sirio a deshacerse de todas sus armas químicas, lo que efectivamente sucedió bajo supervisión internacional (incluyendo a Washington). ¿Algún otro acto horrendo que haya cometido el gobierno de al-Asad? Chomsky no citó nada. Simplemente hizo una declaración moral con el desenfado que tanto académico le envidia al intelectual que es intocable. Después de todo, Chomsky pudo por igual haberse limitado a eructar: como sea hubiera trascendido ("!Blurp!, declara el reconocido intelectual Noam Chomsky"). Hay que saber ponerse serio mientras se es completamente frívolo, lo que para otros es signo de un muy deseable "desenfado". Hay que permitírselo para "dar a entender" entre gente mundana. Más allá de ésta, lo que dicen Chomsky o Vargas Llosa carece en realidad por completo de valor. No es realmente periodístico, ni realmente académico. Es simplemente celebérrimo.