Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

miércoles, 14 de marzo de 2018

EL SALVADOR: FMLN A PIQUE

Gente como el intelectual Emir Sader sólo se ocupa de "grandes elecciones" latinoamericanas en las cuales, de preferencia, esté en juego "algo grande" (México, Brasil, Colombia). Sin embargo, este año 2018 también hay elecciones generales significativas en países pequeños (Paraguay, Costa Rica) y legislativas en otros.
      Las elecciones legislativas y municipales del 4 de marzo pasado en El Salvador significaron un desastre para la izquierda. Por lo visto, no es lo mismo "hacer la maniobra" en la guerrilla que gobernar un país: en medio de una gran abstención, de entre 67 % y 70 % del electorado, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) perdió la alcaldía de San Salvador y 12 de las 14 cabeceras departamentales, con la excepción de Zacatecoluca (La Paz) y San Miguel (San Miguel). El ganador, la muy derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), tendrá el control del Parlamento y podrá bloquear al Frente, eligiendo sin él a nuevos magistrados de la Sala Constitucional, Fiscal General, Corte de Cuentas, Procurador General y Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos.
     Según la Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (ARPAS), el "'voto de castigo se debe básicamente al descontento del electorado de izquierda, incluidas bases históricas, que decidieron pasar factura a la dirigencia efemelenista por sus imposiciones. Ese descontento hizo que campañas de la derecha y llamados a anular el voto provocaran una derrota mayor a la prevista". Siempre de acuerdo con ARPAS, "el FMLN necesita hacer la autocrítica que no ha querido y las rectificaciones (a las) que se ha negado, a pesar de las advertencias de organizaciones aliadas que desde hace dos años le propusieron buscar correlación con el pueblo y hacer cambios significativos en las estrategias, en las políticas y en la integración del gabinete". No es que el FMLN no haya tenido logros, pero su mentalidad lo lleva a "hacer la maniobra" antes que a pensar políticamente. Fue lo que sucedió de manera absurda con la expulsión, en octubre de 2017, de las filas del Frente del alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, quien ahora busca la presidencia con una flamante organización, Nuevas Ideas. El FMLN pudo gobernar mientras realizó alianzas amplias, como ocurrió durante la presidencia de Mauricio Funes, objeto de ataques del poder mediático y del judicial.
     Por lo pronto, el Frente busca sus opciones para las presidenciales de 2019 (el vicepresidente Oscar Ortiz, el ex ministro Gerson Martinez), sin descartar, entre algunos (no todos) una alianza con Bukele, pese a su expulsión. ¿Podría el FMLN dejar de hacer política de clientela para maniobrar o podría conseguirlo Bukele?