Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Consortium News-Globares

viernes, 2 de marzo de 2018

CARRERA ARMAMENTISTA: CUANDO RUSIA SUPERA A EU (Y TU NI TE ENTERAS)

Contra lo que se cree incluso entre la intelectualidad ultraizquierdista (como lo demostró penosamente Noam Chomsky en una entrevista este 1o. de marzo con Rafael Correa para Russia Today), Estados Unidos dejó de ser la primera potencia militar del mundo: perdió la carrera armamentista ante la Federación Rusa.
      En un mensaje dirigido a las dos Cámaras de la Asamblea Federal, el presidente ruso, Vladimir Putin, presentó 6 nuevas armas. Entre ellas está un vehículo submarino no tripulado (algo así como un "dron" submarino) que puede desplazarse a gran profundidad y cubrir distancias intercontinentales, a una velocidad que supera varias veces la de los submarinos, torpedos y buques de superficie más rápidos. Estos vehículos submarinos pueden ser equipados con cargas convencionales o nucleares.
     Rusia creó el sistema hipersónico Kinzhal (Daga), ya en servicio, con un misil que vuela a una velocidad 10 veces superior a la del sonido y que puede maniobrar en todos los tramos de su trayectoria. Puede superar todos los sistemas de defensa existentes llevando cargas convencionales y nucleares a 2 mil kilómetros de distancia.
     Putin presentó asimismo el misil Avangard (Vanguardia), capaz también de alcanzar velocidades supersónicas y de maniobrar en las capas densas de la atmósfera terrestre.
     El mandatario ruso expuso que esperaba que el armamento descrito (junto a otros descubrimientos militares) "haga volver a la realidad a todo potencial agresor", considerando que el escudo antimisiles occidental ya está operativo en Rumania, próximo a operar en Polonia, instalado en Alaska y California y por desplegarse en Japón y Sudcorea. Putin argumentó que mientras no pareció tener fuerza, Rusia no fue escuchada por nadie, pero agregó: "escuchen ahora...".
     No es nada seguro que los políticos y la dizque "opinión pública" occidentales vayan a escuchar, entre otras cosas porque están desinformados -ni siquiera leen, mucho menos indagan- y funcionando sobre la base de estereotipos y la más refinada mala fe (la misma que ve "la mano del Kremlin" por doquier). Pero los militares no funcionan igual. Estados Unidos preparó recientemente el derecho a responder con armas nucleares a un "ataque cibernético" o simplemente "convencional", por lo que una provocación que retrate a la Federación Rusa como el agresor -en el más puro estilo hitleriano- no puede descartarse. Sin embargo, los militares estadounidenses y sus aliados, dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y fuera de ella (en Asia), ya deben estar haciendo el "cálculo de placeres y penas": una agresión, así pinte a Rusia como el atacante, corre ahora el riesgo de tener más costos que beneficios, algo contrario a lo que se esperaba con el "avance hacia el Este" -incluso con armas nucleares tácticas en Europa- y un eventual "primer golpe nuclear". Ni siquiera se trata ya de destrucción mutua asegurada (MAD, por sus siglas en inglés): Occidente y sus aliados quisieron salir de está lógica para entrar en otra, la de la ganancia sin costos, y ahora arriesgan la pérdida en grande, es decir, la derrota en una confrontación nuclear. ¿Se afianzará la paz o seguirán los occidentales provocando por su cuenta y riesgo? La posibilidad de una agresión demoledora y "gratis" contra la Federación Rusa parece haberse esfumado.