Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Consortium News-Globares

miércoles, 6 de junio de 2018

RUSIA: ¿NUEVO VIRAJE DE PUTIN?

Hasta ahora, hay indicios de que el presidente ruso, Vladimir Putin, estará rodeado de tecnócratas "ortodoxos" para llevar a cabo la política económica en los próximos años. Prueba de lo anterior sería que un "hereje", Serguei Glaziev, quedaría esta vez fuera de la administración presidencial, dejando de ser asesor de Putin.
     Glaziev fue durante bastante tiempo miembro del Partido Comunista antes de pasarse a la agrupación Patria (Rodina). Para el portal ruso Nakanune.ru, el relegamiento de Glaziev indicaría que el equipo de Putin está abandonando el "Estado social", y por cierto que ya hay anuncios de que se preparan "medidas impopulares". Glaziev era partidario de una economía planificada y con garantías sociales. Según Nakanune.ru, el equipo de Dmitri Medvedev es más bien partidario de "sacar más de los bolsillos de la gente". Glaziev se opuso a seguir comprando valores estadounidenses, pero muchos economistas del equipo de Putin están formados en la escuela que varios llaman "neoliberal" y no quieren en realidad demasiados problemas con Washington, ni con la Unión Europea. A juicio de Paul Craig Roberts, ex subsecretario del Tesoro estadounidense, Putin no puede dejar de ser, a fin de cuentas, un "occidentalizador" y la "quinta columna" sigue implantada en la sociedad rusa.
     Glaziev es miembro del nacionalista y anti-occidental grupo de Izborsk, fundado en 2012 por el escritor Alexander Projánov. Es un club que responde en cierta manera críticamente al oficialismo del club Valdai. Glaziev, siendo candidato independiente en las elecciones de 2004, abogó por garantías sociales como la educación pública gratuita y la asistencia sanitaria universal, por la triplicación del salario mínimo y la defensa de los sindicatos,  la redistribución de la riqueza de los oligarcas y la erradicación de la corrupción. Putin ha preparado un plan para convertir a Rusia en la quinta potencia del mundo, pero sobre la base de la técnica y sin esclarecer el problema de los valores en juego. El relegamiento de Glaziev no parece buena noticia. Y tampoco lo es que los medios oficiales rusos (Russia Today, Sputnik) se nieguen a reproducir lo que dice Paul Craig Roberts cuando no está prediciendo el apocalipsis: al negarse a desconectar al rublo del dólar, privatizar un poco a lo loco y darle entrada a una inversión extranjera masiva, Rusia sigue colocándose, por decir lo menos, en desventaja frente a Occidente, sino es que a su merced.