Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 18 de noviembre de 2013

ECUADOR: CERO NEPOTISMO

El actual mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, ha demostrado su honestidad al cerrarle en su gobierno la puerta al nepotismo, que consiste en favorecer a familiares en puestos públicos. Esta práctica oligárquica -que conocía bien la familia Bucaram, por ejemplo- involucraba incluso a gobernantes de otra procedencia, como los Gutiérrez Borbúa.
Fabricio Correa, hermano del presidente, hizo empresas fantasma e intentó lucrar con tráfico de influencias en contratos con el Estado, algo que está prohibido por la ley. El "hermano incómodo" fue juzgado y se terminaron para él los contratos.
Pierina Correa, funcionaria en asuntos de deporte en Guayas (costa ecuatoriana), era parte de Alianza País, el movimiento que llevó a Rafael Correa a la presidencia. La hermana del presidente denunció la presunta corrupción de algunos funcionarios (el ministro de Deporte, José Francisco Cevallos) y el modo en que Galo Mora -secretario ejecutivo- conduce Alianza País. Rafael Correa se atuvo a la disciplina partidaria y no secundó a su hermana por el solo hecho de que lo sea. Pierina Correa se separó de Alianza País y decidió alejarse de la política.
En este mismo orden de cosas, Rafael Correa pidió que primara la disciplina partidaria en la Asamblea Nacional, sobre el tema del aborto. La asambleísta de Alianza País, Paola Pabón, tuvo finalmente que disciplinarse, aunque recibió una leve sanción. Aunque el mandatario ecuatoriano tuviera un exabrupto, Pabón estaba en un discurso de campus universitario estadounidense increíble: descubrió los males del "adultocentrismo" (!), que para algunos es una "relación asimétrica y tensional entre los adultos y los jóvenes". La asambleísta indígena Lourdes Tibán, de "las izquierdas", aplaudió a rabiar: Tibán es al mismo tiempo india, lleva dentro a una infante llena de inocencia, está ligada a la Madre Naturaleza (inocente también), es mujer (ex reina de Mulalillo) y es también partidaria de la Causa Justa, motivos suficientes para desquiciar a toda la Asamblea con discursos interminables en nombre de Todas las Victimas del Mundo.
Por lo pronto, un nuevo Codigo Penal ecuatoriano castigaría severamente los delitos contra el Estado, que en muchos países de América Latina ni siquiera son vistos como tales: no se podrá ya, ni siquiera entre familiares, tomar al Estado como un bien dispuesto para negocios particulares. Este Código debería contribuir a sanear la función pública, modernizándola, y también a profesionalizar actividades donde se lucra sin mayores escrúpulos.