Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

domingo, 6 de noviembre de 2016

URSS, HUNGRIA 1956

El Centro Yeltsin en la Federación Rusa ha decidido conmemorar a modo casi que de "arrepentimiento" la intervención soviética en Hungría en 1956, aparentemente -es el guión favorito de los libertarios- contra "protestas masivas pacíficas", aunque en esas mismas protestas no haya tomado parte más del 5 % de la población húngara. No fueron pacíficas, como lo muestra la existencia de fotografías que ilustran como los "pacíficos" ejecutaban armas en mano a los partidarios del régimen oficial. Algunas de estas fotografías de archivo fueron reproducidas recientemente en el portal Nakanune.ru
       Durante la segunda Guerra Mundial, Hungría colaboró con el régimen hitleriano. Muchos fascistas húngaros  se exiliaron al final del conflicto y organizaron la "resistencia" con el apoyo de Estados Unidos. A principios de los años '50 se creó Radio Europa Libre: la sección húngara estaba integrada con frecuencia por ex jerarcas militares fascistas, entre los cuales destacaba la Comunidad de Compañeros Luchadores Húngaros, a cargo del ex general  András Zakó, de las Cruces Flechadas (fascismo húngaro de Miklós Horthy, que hacia finales de la guerra deportó a casi medio millón de judíos húngaros, entre ellos el Premio Nobel de Literatura, Imre Kertész, fallecido este año 2016),. Quienes habían salido de Hungría no había perdido contactos internos, en particular entre la intelectualidad. Los fascistas húngaros habían encontrado refugio sobre todo en Alemania, Francia y Austria.
       Aliados, estos fascistas y la Central de Inteligencia Americana (CIA) lanzaron desde 1954 la llamada "Operación Focus" para desestabilizar al régimen pro-soviético húngaro. No es ningún invento: la campaña -que surtió efecto- está descrita en un libro del experto estadounidense RobertT. Holt (el libro se llama Radio Free Europe). En Munich, Alemania, la revista fascista "Nueva Hungría" anunció la "liberación" desde el 8 de octubre de 1954. Nunca hubo una "sublevación espontánea" y un sector del gobierno actual de la Federación Rusa no para de mentirle a su propia población, que seguramente desconoce que el desenlace en 1956 fue una progresiva liberalización del sovietismo en Hungría, hasta llegar al socialismo gulash.