Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 4 de enero de 2016

EL SALVADOR: CONTRA LA CORRUPCION

A pesar de que en la dirigencia actual del FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional) cabe lamentar un poco la falta de alianzas más amplias y la "simplicidad" de algunos líderes (como el mismísimo presidente Salvador Sánchez Cerén, que maneja al "pulgarcito de América" como si fuera escuela de primaria, eso sí con un gran "respeto respetuoso" -sic- para los tontos del aula), la Asamblea Legislativa del país cerntroamericano ha aprobado leyes anticorrupción positivas.
     -una Ley de Defensa Comercial debería frenar un poco el desmantelamiento productivo causado por la guerra  y por la derechista Alianza Republicana Nacionalista, que convirtieron a El Salvador en un país de servicios y en manos de transnacionales (banca, telecomunicaciones, electricidad). La ley debería proteger lo que queda de producción nacional frente a prácticas de comercio desleal (especialidad estadounidense, por cierto).
     -una ley muy importante es la de Reparación de Daños a la Moral: permite reparar perjuicios provocados por errores judiciales, retraso en la impartición de justicia o violaciones a los derechos constitucionales. Una persona dañada en su honor y dignidad podrá exigir compensación monetaria.
      -la nueva Ley de Probidad buscará evitar el enriquecimiento ilícito.
      -Se ampliarán las competencias de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, que recibirá declaraciones patrimoniales de privados que participen en manejos de fondos estatales, directivos de empresas (de economía mixta) y funcionarios públicos y familiares.
      Quedan abiertas así las puertas a cierto grado de profesionalización de la función pública en un país que se ha ganado sus derechos desde abajo, al igual que otros de América Latina como Bolivia (de larga tradición de lucha "desde abajo"), Chile (donde las amplias manifestaciones estudiantiles empujaron a reformas del gobierno de Michelle Bachelet), Costa Rica y Uruguay, a diferencia de Venezuela, Brasil y Argentina, las naciones de la dádiva desde arriba para comprar clientelas. Ninguno de estos tres últimos países hizo importantes leyes anticorrupción que evitaran el uso de los movimientos populares para trepar y otorgar derechos como favores, mientras los de abajo se hicieran de la vista gorda ante negocios turbios de arriba..