Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 2 de enero de 2016

LA CLASE MEDIA Y EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

Heinz Dieterich, considerado uno de los creadores de la idea del "socialismo del siglo XXI", tiene dudas, probablemente fundadas, ante lo que algunos se apresuran a dar como alianza segura entre China y Rusia. Para Dieterich, China tiene la mayor clase media del mundo (500 millones de personas) y la clase media, un poco por doquier, se ha vuelto el "gran atractor de la evolución humana". junto con la clase dominante. El proletariado industrial carece de poder, como carecen de él unos 700 millones de chinos que viven en el "bloque rural-localista-tradicional".
     En este brave new world, como lo llama Dieterich: ¿qué quiere esta clase media? "Mientras las clases dominantes determinan el futuro de la especie en pos de la tasa de ganancia, escribe Dieterich en el portal de Aporrea,  las clases medias la determinan en términos de ideología y bienestar del American/european Dream (Weltanschauung, "visión del mundo")". Algo debiera plantearse la izquierda ante este fenómeno. según Dieterich  Lo cierto es que este tipo de clase media no quiere ningún tipo de civilización confuciana en China, del mismo modo en que, según Dieterich, la nueva clase media rusa difícilmente anda pensando en la civilización euroasiática con valores ortodoxos. En cada uno de estos países, China y Rusia, esta clase media mira con recelo al vecino mientras ambiciona simple y llanamente el estilo de vida occidental, con "toques de asepsia" al estilo Singapur o de país escandinavo. Aquí no hay alternativa ideológica ninguna y es probablemente por este motivo que el acercamiento entre chinos y rusos va a paso de tortuga.
      Dejando de lado los casos chino y ruso, en Occidente "clase media" es una convención, ciertamente útil, pero con limitaciones para pensar -sobre todo si se trata de discernimiento- y delinear estrategias que podrían ser útiles para que el "atractor de la evolución" sea otro, dividiendo a esa misma clase que no puede pensar nada porque lo suyo es la apariencia de armonía entre todos. En la clase media (o "las clases medias") hay casi de todo, desde asalariados de Estado hasta asalariados del sector privado, desde trabajos productivos hasta improductivos, desde comerciantes hasta profesiones liberales, desde gente que hace una pequeña ganancia (y tiene incluso asalariados a su servicio) hasta otra que vive de renta. En Occidente, esta clase media está mucho más "pegada" a las clases dominantes que en China y Rusia. El riesgo para esta clase media (sobre el modelo estadounidense) está en la conjugación de los siguientes elementos: el culto a la tradición (esoterismos, etcétera, cualquier evitación New Age del conflicto es buena); rechazo a la modernidad que incluye el rechazo al racionalismo (Ilustración, etcétera), lo que está de moda en cualquier campus estadounidense y en sus franquicias tercermundistas; el culto a la acción por la acción, como si pensar fuera una forma de castración y la cultura, algo sospechoso, ya que enseña a "distinguir" (por ejemplo entre bien y mal, lo que muchos quieren evitar, aunque sea por cálculo de conveniencia); elitismo y desprecio por los débiles; oposición per se a "los políticos"; neolengua, con léxico pobre y sintaxis elemental (todo favorecido por el mal uso de la tecnología más reciente, y también para evitarse pensar); guerra permanente, envidia y miedo al "enemigo"; estado de frustración social, muy propio de la clase media.; y carencia de filosofía propia, remplazada por retórica (la alimentan los medios de comunicación masiva). Este listado es, puntos más puntos menos, el que hiciera alguna vez Umberto Eco ("Cinco escritos morales") para describir el Ur-fascismo, el "fascismo eterno" que ciertamente no se ha ido y que gana terreno con la renuncia a la razón/Razón (con mayúscula y minúscula) y la destrucción del lenguaje. Digamos, siguiendo un poco a Dieterich, que ahora este "movimiento" es "cibernético". La clase media china y la rusa ni siquiera entienden qué diablos están imitando, porque esta "clase media" en más de un aspecto ya no es ni civilización ni burguesa. Duermen a pierna suelta con el enemigo.