Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 11 de marzo de 2016

CONTRA RUSIA: GENTE DE CATEGORIA

Una de las creencias que Occidente ha tratado de venderle al consumidor es que Rusia es algo así como una Norcorea en grande, un país atrasado con un líder imprevisible que juega con el arma nuclear y que por lo tanto es una amenaza, un "agresor". Para el caso, nos tiene sin cuidado la información real: en 1959, por ejemplo, cuando el potencial nuclear estadounidense era superior al soviético (diez veces mayor), Washington cometió la locura de apuntar a blancos civiles, no militares, cosa que Moscú no parece haber hecho y que explica que sea Occidente el que haya amenazado la existencia de la población rusa (en 1956, según el Archivo estadounidense de la Defensa nacional, en documentos desclasificados hace poco tiempo, Estados Unidos apuntaba a 179 blancos en Moscú y 154 en Leningrado).
      Desde luego que hay que comprarse la creencia de que Rusia es una amenaza nuclear, puesto que un mundo sin armas de destrucción masiva, al menos no en manos de rivales, sería más seguro, entiéndase que menos costoso para seguir en toda clase de negocios y comprando al estilo del juego Monopoly, así sea al precio de volverse asesinos (del tipo: en las elecciones actuales estadounidenses, más vale criminal por conocida que candidato por conocer).
      Hace poco, el hoy ex jefe del comando estadounidense para Europa (EUCOM), general Philip Breedlove, jugó abiertamente esta carta: "añadiré, dijo, que (Rusia) es un país que dispone de miles de ojivas nucleares y habla permanentemente de usarlas; pienso que este tipo de afirmaciones son irresponsables viniendo de una potencia nuclear". Breedlove no dió ningún ejemplo concreto. ¿En qué momento Rusia ha hablado de usar sus armas nucleares?¿Y lo ha hecho permanentemente?¿En dónde? Este es el tipo de líderes que tiene Occidente: gente que dice irresponsablemente cualquier cosa mientras, pese a que hay personas que molestan por doquier a los políticos, nadie pide cuentas a los militares de las grandes potencias, a los medios de comunicación masiva, a la alta finanza ni a las empresas transnacionales. La única vez que Breedlove puso un ejemplo fue cuando declaró que Rusia había desplegado "en el Este de Ucrania" sistemas que "pueden transportar municiones nucleares". No hubo prueba alguna y por lo demás Rusia no ha desplegado nada en el Este de Ucrania.
     El consumidor, sumido en la ignorancia y en la soberbia a la vez, se comprará "argumentos" falsos como los de Breedlove si redundan en la sensación de seguridad para los negocios: el escudo "antimisiles" contra Rusia puede quedar plenamente justificado si el intento de decapitación nuclear  de Rusia es vendido no como lo que sería, una agresión y la peor de las irresponsabilidades, sino como la mejor de las ofertas de una aseguradora que ve por la salud y contra accidentes entre sus asegurados. Como se sabe, la finanza occidental es "altamente responsable".