Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 18 de marzo de 2016

UNION SOVIETICA: SE MIENTE GRATIS

Puede ser un gusto muy particular de la izquierda el querer quedarse sin pasado y, por ende, sin experiencia, o con un pasado reducido a un amasijo de mentiras, las mismas que no se cansa de repetir una derecha cuya capacidad neuronal no siempre es la más potente: "¿socialismo?=Gulag".
     En 1939, teniendo la Unión Soviética 190 millones de habitantes, 1 millón 289 mil 491 se encontraban presos en el Gulag. Hay que ser un poco lerdo para creerse que todos los presos eran "políticos", ya que equivaldría a honrar al régimen de Stalin al no haber detenidos por una delincuencia aparentemente inexistente y no haber tampoco más que gente inocente. En realidad, de esta cifra, eran presos políticos ("contrarrevolucionarios") 443 mil 262. Uno de los mejores cuentos sobre el Gulag -además de los inventos de Alexander Solzhenitsin- está en hacer creer que la Unión Soviética llegó a contar con 20 millones de prisioneros, según el fondo Alexander Yakovlev que alguien tan "serio" como Mijaíl Gorbachov solía "manejar" (Yakovlev era por lo demás un ser siniestro en sus mentiras). Las cifras que investigó por su parte VN Zemskov concluyen que entre 1921 y 1954 (sobre poco más de tres décadas) fueron condenados a la pena capital (por "contrarrevolucionarios") 642 mil personas y condenados o "convictos" -aunque no todos fueron a parar al Gulag- entre 2,5 y 3 millones de personas.
      ¿Más indignados? Hoy están en Estados Unidos tras las rejas 2,2 millones de personas. Como en Estados Unidos no hay presos políticos, esto quiere decir por lo menos que Estados Unidos fabrica delincuentes casi al mismo ritmo en que la Unión Soviética de Stalin fabricaba supuestos "presos políticos", algo un poco más honorable. Seamos francos: un récord así no indigna. Estados Unidos tiene el 25 % de todos los prisioneros del planeta (más que 35 países europeos combinados, y cuatro veces más delincuentes que China), pero es preferible admirar a un país de delincuentes que a uno de "presos políticos", porque, sí, "socialismo realmente existente=Gulag", mientras que nadie dirá: capitalismo estadounidense=criminalidad (ya nadie dice ni siquiera "capitalismo"). ¿Demasiado dificíl, verdad? A finales de los años '90 había en Estados Unidos, nótese bien, más o menos el mismo número de presos per cápita que en la Unión Soviética en 1937, el peor año del terror, según lo investigó Igor Pyhalov y de lo que da cuenta detalladamente el portal ruso Nakanune.ru. Que lo que en otro país nos causa repulsión, a quienes vivimos en "el terror de la indignación", nos importe un rábano en una sociedad bastante criminal pero "admirable" es algo muy sencillo de "concretar": basta saber citar algo sobre "el totalitarismo" y mencionar unas palabras de la señorita Arendt para justificar que, en el fondo, queremos abundancia, no "escasez", y como sea (es decir, usando el crimen si es necesario), que al fin y al cabo mentir es gratis, en la izquierda incluida, o incluso una forma de "vender una 'idea'" que permite comprarse un lugar en sociedad, así sea un poquito delincuencial el negocio.