Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

domingo, 14 de febrero de 2016

CDMX: JOHNNY TOO BAD COMBATE AL FASCISMO

De la misma manera en que se habla de "tirano" para el gobernante que no lo es, de "dictadura" para el régimen que tampoco lo es y de "guerra mundial" para la que no tiene lugar, se dice de tal o cual que es "fascista", con una facilidad llamativa.
    Durante su visita a la Ciudad de México, el Sumo Pontífice, Papa Francisco, ha sido resguardado con medidas de seguridad que son de rigor y que tienen lugar en cualquier parte  del mundo. Nadie fue "reprimido" ni por cierto impedido de ver al jefe del Vaticano. En una gigantesca ciudad como la de México, el cierre de vialidades fue relativamente localizado, aunque incluyera arterias importantes. El grueso de la ciudad pudo hacer sus actividades normales, salvo el calenturiento Johnny Too Bad, quien tuiteó todo excitado que en la Ciudad de México había un "virtual toque de queda", sin que estuviera claro a partir de qué hora, ni por qué motivo de excepción contra la población (salvo que Johnny no pudiera circular), ni con qué elementos del ejército (¿fuerza aérea de mescalito riding his white horse?¿Marina "por tí seré"?¿fuerza armada "pecho a tierra"?).
    La conclusión de John, luego de expresar su total repudio, fue: "ratifica ManceraMiguelMX su corazón fascista". La verdad, aunque sea delirante, es que parece tuiteado con emoción. ¿Promulgó Mancera, el jefe de gobierno capitalino, alguna ley de exclusión racial, hizo alguna arenga en el Zocalo con camisas pardas en fila gritando "!heil Miguel Angel!", cantó con la soldadesca el tema de Lili "Marleen" Barrales, golpeó a algún opositor obligándolo a tomar aceite de ricino o mandó a alguien a la cámara de gas, así fuera solo con ozono y partículas suspendidas? Desde luego, Johnny tiene consigna de dividir, no de sumar. Poco importa. Fascista no remite aquí ni a "corporativización de las masas"; es una palabrota empleada -al igual que la del barbón que vió una "constitución pinochetista" para la capital mexicana- para hacer espectacular el asunto. Linchar a alguien -o "delatarlo"- haciendo espectacular el linchamiento (la delación con una mentira, porque no hay en realidad hecho censurable) no es muy de izquierda que digamos, como no lo es querer esa espectacularidad para construirse un personaje propio de vedette. Hay algo malsano en este uso espectacular y sin sentido de la palabra "fascista", algo que sería del agrado de gente...¿cómo llamarla?