Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 6 de febrero de 2016

LA IZQUIERDA HABANERA DE HOY: COLGATE

Aprovechando el centenario del natalicio de José Martí, "apóstol" cubano, centenares de intelectuales de distintos países (más de 50) se dieron cita en La Habana, capital cubana, para una Conferencia Con Todos y Por el Bien de Todos que  no estuvo lejos de convertirse en una bacanal de felicidad (por lo general, entre izquierdistas, este tipo de eventos permite actividades "de solidaridad" de género similares a las de bacanales y saturnales).
      Aprovechando el asunto, el héroe volvió a ser José Pepe Mujica, filósofo de boliche como sus compatriotas uruguayos Eduardo Galeano y Mario Benedetti (a cual más insoportable y soberbio, seguramente el primero), que en un certamen literario más de Casa de las Américas se despachó un discurso donde enfatizó que, más allá del mercado, la acumulación, la riqueza, la ganancia, etcétera, lo que tiene el ser humano es una "sed infinita de felicidad". Por su parte, al inaugurar las saturnales, perdón, la Conferencia, Frei Betto, fraile brasileño, también recordó que "todos buscamos un bien mayor, que es la felicidad", al parecer siguiendo a Aristóteles. Hace rato que la izquierda tiene como propuesta mayor la felicidad, el perder "el miedo a ser feliz", tu DF  (tu Derecho a la Felicidad, cuando todavía no era CDMX, Ciudad de México) y Lulinha paz e amor, lo cual quiere decir, desde luego, que cierto espíritu hippie (inconsciente, probablemente) se ha apoderado del lado contrario a la derecha del espectro político, casi en pleno éxtasis y sin lugar más que para gente feliz, o sí o sí. Al fin y al cabo, Mujica el "filósofo" terminó en "Casa" (con mayúscula) alabando la libertad y las libertades casi como lo haría cualquier "neoliberal". Por si fuera poco, es por el bien de todos. hasta por quienes no aguantan 24 maratónicas horas seguidas de felicidad.  Entrevistado por Russia Today en Español, una cadena web rusa extraviada sobre América Latina, Mujica se aventó su "filosofía de la Historia" para explicar que ésta sigue la ley del péndulo, yendo alternativamente de derecha a izquierda y de regreso, desde tiempos de Jesús, Epaminondas en Grecia y los Gracos en Roma. Muy simpáticamente en medio de una soporífera entrevista, Mujica (¿en qué siglo vuelve a dar la vuelta el péndulo?) dijo que es difícil construir un edificio socialista con albañiles capitalistas, que tienden a llevarse todo; se le olvidó al charrúa que construir un edificio capitalista con albañiles socialistas (como en Cuba) no es más sencillo, ni queda más varilla, ni más cemento o más tabique, y a veces no hay ni edificio.
     ¿La felicidad del mayor número? Si es lo que tiene que proponer, a la izquierda lo único que le queda es el utilitarismo de Jeremy Bentham, quien incluso inventó el "cálculo felicítico". El intelectual mexicano Pablo González Casanova advirtió en la Conferencia tropical sobre el modo en que la izquierda está siendo atacada para que en ella (tal vez como parte de la "búsqueda de la felicidad", aquí está el problema) se impongan el individualismo, la corrupción,, el consumismo entre los jóvenes, y la moral como puro idealismo: "sin moral personal y colectiva estamos gravemente desarmados", aseveró González Casanova, y lo cierto es que las peroratas sobre la felicidad no representan moral ninguna, sino apenas la sonrisa que la izquierda quiere mostrar ahora que ha estrenado pasta de dientes con blanqueamiento democrático y flúor libertario.