Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 20 de febrero de 2016

¿ES CHINA CONFIABLE PARA RUSIA?.

Algunos analistas latinoamericanistas esperan ya sea un enfrentamiento entre Estados Unidos y China, ya sea uno entre Estados Unidos y China +Rusia, de tal modo que se pueda hacer como siempre, tener "márgenes de maniobra": "si no me haces caso, me voy con la otra".
    Por lo pronto, la "magna alianza" entre China y Rusia, salvo en rubros de excepción, no va a todo vapor. China es el principal socio comercial de Rusia, pero no al revés.Las inversiones chinas en la economía rusa no van más allá del 0,7 % del volumen total de inversiones chinas en el exterior. Por cierto, los suministros de gas ruso no crecen como esperado.
     Los chinos se aprovechan: salvo el Eximbank chino y el China Development Bank, la verdad es que los bancos chinos se han sumado a su manera a las sanciones contra Rusia, pidiendo -según lo dió a conocer hace poco Viktor Yarushin, director del Consejo de Negocios Rusia-ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático)- a las compañías e individuos rusos que cierren sus cuentas y las transfieran a otros bancos no chinos. También se han negado a conceder préstamos a Rusia, para privilegiar en cambio las relaciones con socios estadounidenses.
    ¿Es esta una manera de comenzar una gran alianza que según los rusos debía incluir Rusia+China+ASEAN? No lo parece, simplemente porque del mismo modo en que los hombres de negocios rusos prefieren Occidente a China, los chnos prefieren Occidente a Rusia. La única excepción no menor es el intercambio de petróleo: Rusia ya es desde principios de los años 2010 el principal abastecedor de China (15 %) por encima -apenas- de Arabia Saudita (13 %), lo que le garantiza -en parte, y nada más en parte- a los chinos una menor dependencia de rutas marítimas para abastecerse de crudo, obteniéndolo además de Rusia en yuanes (moneda china).
     Hasta aquí, los chinos no han demostrado mayor interés en desafiar una política occidental destinada a comprarlos, y que funciona bastante bien..