Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

martes, 19 de julio de 2016

CROACIA: BE GOGA, BE COOL, O LA SEÑORA YURITZA SE PONE AL NAZI-FASCISMO

¿Los caza-fascistas del planeta no se dieron cuenta de que los porristas de Croacia en la reciente Eurocopa enarbolaban abiertamente la esvástica?
       El gobierno de Croacia nombró este año a Zlatko Hasanbegovic como Ministro de Cultura. Es un admirador confeso del régimen ustasha de Ante Pavelic que entre 1941 y 1945 se alió en Croacia con nazis alemanes y fascistas italianos, exterminando a centenares de miles de judíos, gitanos, serbios y comunistas (Pavelic y los suyos, encima, encontraron al final de la guerra refugio en Argentina, con Juan Domingo Perón). El Centro Simon Wiesenthal protestó por las declaraciones pro nazis de Hasanbegovic. El presidente croata, Kolinda Grabar-Kitarovic también es admirador de los ustashi, en particular del cantante que los glorifica, Marko Perkovic "Thompson".
    En junio, el Parlamento Europeo hizo una exposición en honor al cardenal Alojzije Stepinac, del arzobispado croata de Zagreb (capital de Croacia) entre 1937 y 1960. Stepinac fue un activo colaborador del régimen ustasha así que, en buena lógica, el Parlamento Europeo le estuvo haciendo un homenaje al nazismo mientras los héroes lo ven en Donald Trump y callan ante lo que sucede, también, en Ucrania y en países del Báltico.
      Mientras tanto, los diccionarios alemanes se han puesto a la revisión de la Historia, describiendo a los ustashi croatas como "luchadores contra el centralismo serbio", lo que motivó protestas de organizaciones humanitarias en Alemania. Lo que resulta algo inexplicable es el "ahí viene Hitler" que calla ante el hecho de que una parte no menor de Europa del Este coquetea sin pudor ni rubor con el nazi-fascismo, porque "al menos el ustasha defendió los intereses croatas" contra "el totalitarismo yugoslavo".