Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 18 de julio de 2016

MEXICO: DEGRADACION DE LA "OPINION PUBLICA"

México se está arriesgando a volver a la peor derecha en parte por la impunidad de quienes luchan contra la impunidad. Sí, lo que dice.
     Johnny Too Bad se lanzó esta vez contra la recién electa dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandra Barrales. Dicho sea de entrada: !que viva Margarita porque es mujer!, pero nadie celebró que una mujer llegara a la dirigencia del principal partido de la izquierda mexicana, salvo que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ni siquiera sepa hacer cuentas en porcentajes de votos. Johnny Too Bad está para dividir, así que juega a enfrentar al PRD y Morena, de tal modo que el encono termine de descalabrar a la izquierda en 2018. Está permitido en apariencia decir cualquier cosa sobre cualquier persona (del tipo Miguel Angel Mancera está en la "mafia del poder"), pero es menos al azar de lo que parece. Escribió Johnny Too Bad sobre la nueva presidenta del PRD: "Barrales también fungió como una perfecta agente de Aurelio Nuño (!agente!, uf, Johnny) al perseguir a los maestros disidentes. Ahora la nueva presidenta del PRI (sic) será la perfecta pareja para Ochoa Reza (recién nombrado presidente del Partido Revolucionario Institucional-PRI, nota nuestra): dos nuevas caras para seguir el viejo negocio de robar y reprimir a la nación". Dejemos de lado que ni el rotativo haya advertido que Barrales no es presidente del PRI. Johnny Too Bad, enloquecido de vanidad hasta quedar casi como Simbad el Mareado en Acapulco, tiene la obligación de probar, uno, que Barrales persiguió a los maestros disidentes, y dos, que Barrales robó. De lo contrario, no queda claro qué hace alguien que se especializa en la ley desconociéndola por completo, puesto que en México hay formas de exigir el cese de difamaciones y calumnias (por daño moral), que en el caso del twitter de Johnny Too Bad se han vuelto ejemplo de grosería maliciosa. Este "foráneo" utiliza, en vez de la "gotita de veneno a la mexicana", ese tipo de grosería, muy de su país de origen (y sí, es xenofobia, por el grado de insolencia que se permite Johnny, y que encima encuentra tantos malinchistas para aplaudirle, como los encuentra el campeón de origen francés de la mala leche en México, el "tesoro viviente" Yann Meyé, experto en humillar a mexicanos y en tirar por la espalda y desde la sombra contra izquierdistas, además de anotar extrañamente en su curriculum académico !con quién está casado!).
       También hay indignación en el mundo intelectual porque Humberto Moreira, ex líder priísta, ha decidido demandar al académico Sergio Aguayo., quien pareciera querer repetir el guión que alguna vez se le quiso armar a Manlio Fabio Beltrones, acusándolo de connivencia con Amado Carrillo, el "señor de los cielos". Beltrones demandó por difamación y ganó. El Aguayón afirmó sin pruebas, cuando Moreira estaba preso en España (y no había sentencia), que la carrera del político oficialista tenía "hedor a corrupción". Pero además, sabiéndose demandado, Aguayo (quén tiene un estilo muy personal de ordenar "los archivos de la violencia") dejó entrever -la gotita de veneno- que Moreira quiere "intimidar" porque el académico está investigando la muerte de 300 personas (a manos del cártel de los zetas) en Allende, Coahuila, en 2011, "El (Moreira) era gobernador en ese momento", dice la página Web de Aguayo. Falso: Moreira dejó el cargo el 4 de enero de 2011. La masacre fue en marzo de 2011, cuando Moreira estaba asumiendo como presidente del PRI.
       Este clima de porquería,  saltándose a la torera las evidencias, consiste en insistir, haciéndole la vida imposible al partido en el gobierno, en hacer volver a México a un estado permanente de "caos controlado", el que duró 12 años antes del actual gobierno, no está alimentado por errores, sino por esos rumores -que tan felices hacen a buena parte de la sociedad mexicana cuando se dizque "mete en política"- que incluyen la grosería maliciosa, la refinada mala fe (como la de Aguayo, algo fácil de probar en su libro sobre 1968, por ejemplo) y la gotita de veneno soltada siempre en el momento oportuno, el de sacar alguna ventaja.