Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 25 de julio de 2016

SIRIA: LOS DISTINTOS FRENTES

Rusia estuvo informando regularmente del número y de los blancos de ataques contra el Estado Islámico en Siria. Esos datos podían encontrarse en portales oficiales rusos (Sputnik y/o RT), y prácticamente no hubo objetivos civiles: Moscú atacó posiciones militares. Vladimir Putin, mandatario ruso, explicó que podía existir el riesgo de que los fanáticos religiosos quisieran extenderse a Rusia, donde hay una importante población musulmana.
       A raíz de la decisión rusa, Estados Unidos, a través de John Kerry, secretario de Estado, decidió negociar cosas extrañas. Occidente sostiene que hay en Siria una "oposición extremista" o "radical" y una "oposición moderada", lo que ha sido objeto de burlas: ¿quienes son los moderadamente radicales o los radicalmente moderados? La burla es porque Kerry decidió negociar ante Rusia protección para el dizque moderado Frente al Nusra, en el pasado rama de Al-Qaeda, y agrupación que los propios Estados Unidos decidieron reconocer como terrorista, oficialmente, en 2012. Salafistas, los de Al Nusra, también protegidos de Israel, han sido apoyados por Qatar y Arabia Saudita, además de Turquía. Esta agrupación ha estado socavando la tregua acordada en Siria: sin respetar aquélla, al Nusra ha lanzado en particular cinco ofensivas contra la ciudad siria de Alepo, en el norte del país árabe y cerca de Turquía. En junio pasado, en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el canciller ruso, Serguei Lavrov, declaró sin rodeos que al Nusra podría ser la siguiente carta estadounidense para tratar de derrocar al régimen sirio de Bashar al-Asad. Hace algún tiempo, según el mismo Lavrov, Washington le pidió a Moscú no atacar a la organización al Nusra. De todos modos, lo importante es que Estados Unidos no parece haber renunciado a respaldar al terrorismo, como lo hizo en su momento con el Estado Islámico, según lo reconoció abiertamente la actual precandidata demócrata (casi candidata) Hillary Clinton, ex secretaria de Estado estadounidense, y antes con los talibanes afganos.