Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

domingo, 4 de septiembre de 2016

OCCIDENTE: SOCIEDADES DE LA DESINFORMACION

En la actualidad, mucha gente se entera de las noticias, y apenas, por SMS. Pero hay cosas mucho más graves, según se desprenden del número especial que el semanario mexicano Proceso dedicó a las redes sociales ("Las redes sociales. Vértigo y pasión"). De acuerdo con un artículo de Juan Pablo Proal, en España, según un estudio hecho para el caso, la friolera de 70 % de los cibernautas no distingue entre información real y falsa en Internet. Esto permite la masificación del rumor y la aparición, según el reportaje, de "un mercado que lucra con (...) falsedades", datos falaces e interesados. De nueva cuenta, esto quiere decir que cualquiera puede sembrar cualquier cosa de acuerdo con intereses particulares y sin respetar las reglas del espacio público, privatizándolo, y a la mala.
      Así han tenido lugar en cierta medida desde las Primaveras Arabes hasta el golpe en Ucrania, sin que quede claro si la gente sabe lo que está haciendo, más allá de adornarse con discursos "sublimes". Además de que ya no se debaten ideas y no se respeta en ningún aspecto el espacio público, no hay información fidedigna, o la que hay es poca. El problema no está en la Web en sí : quien sepa buscar puede encontrar cómo informarse, del mismo modo en que quien quiera leer puede meterse a una biblioteca. Lo que ocurre es que no se encuentra anormal que en el espacio "público" compitan de mala manera los intereses privados, porque cada quien se reserva el derecho omnipotente a jugar el suyo, si es preciso contra los demás y con intrigas, rumores, calumnias, etcétera, por cierto que regla no escrita pero vigente en la universidad pública.