Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 24 de junio de 2016

RUSIA-CHINA: ¿QUE PUEDE CAMBIAR A MEDIANO PLAZO?

Algunas cosas pueden cambiar a mediano plazo con la cooperación entre Rusia y China. A raíz de los acuerdos suscritos en 2014, los suministros de gas desde Rusia hacia China se irán incrementando significativamente en los próximos años ("Fuerza de Siberia", la mayor construcción del mundo), sobre todo a partir del 2018. Cuando las rutas Este y Oeste (la más difícil en este momento, vía el Altai y Xinjiang) del gasoducto ruso a China estén listas, Rusia y China juntas se habrán liberado de buena parte de la dependencia de energéticos (en particular, de gas) de Occidente.
      En efecto, con ambas vías Rusia le suministraría a China ni más ni menos que casi el 60 % de sus necesidades de gas. Al mismo tiempo, con la culminación de estos tramos, la Unión Europea será desplazada por China como el mayor destino de las exportaciones rusas de gas. Rusia también se habrá zafado de la dependencia de Occidente. Pueden quedar sentadas así las bases objetivas de una alianza que vaya más allá de algunos acuerdos económicos.
      Al mismo tiempo, la China National Petroleum Company (CNPC) comprará una parte de Rosneft, gigante ruso de los hidrocarburos (19,5 % de participación, ahora que la empresa entrará en proceso de privatización, aunque China habría querido hasta el 49 %). Hay un asunto que algunos rusos no ven con buenos ojos: en vez de "venderse" a compañías occidentales (tales como la interesada en Rosneft, British Petroleum), Rusia empezaría a "venderse" a China sin dejar de ser un productor de materias primas dependiente en mucho del extranjero. Estados Unidos le está apostando al polo de atracción chino para que el Extremo Oriente ruso se "desconecte" del resto de Rusia.
      El proyecto Yamal LNG ruso (uno de los mayores complejos del mundo de gas licuado natural) empezará a trabajar con préstamos chinos (China Exim Bank, China Development Bank) en el Oeste siberiano. Los préstamos están denominados en euros. A mediano plazo, una mayor independencia energética de Rusia y China frente a Occidente parece un hecho, pero no hace una "gran alianza" como no parece haberlas tampoco ultraseguras en Occidente, ni un proyecto cultural e ideológico diferente y viable.