Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

miércoles, 12 de octubre de 2016

RUSIA: AGARRAR SIN DAR

En junio de este año, el diario ruso Kommersant dió a conocer una cifra que muestra que pasa con los rusos lo mismo que en otros países "emergentes" o que en Estados Unidos (aunque en menor escala). La encuesta mostró que apenas un 48 % de los rusos se interesa por política, lo que sugiere que la mitad del país vive resignada a las dificultades, o esperando a recoger -dando lo mínimo- lo que los economistas llaman a veces chistosamente los "frutos del crecimiento" (o del progreso técnico) que difícilmente pueden llegar si, justamente, no hay participación, porque si no la hay esos "frutos" van a parar en manos de una élite saqueadora.
      En contraste con los estadounidenses, que no saben quién es un tal "Lepo" en Siria, los rusos sí siguen en cambio la situación internacional: más del 60 % de los encuestados considera que Rusia ha tenido "éxito en las relaciones internacionales", por la operación antiterrorista en Siria, la respuesta en Crimea y las "líneas directas" del actual mandatario ruso Vladimir Putin. De todos modos, Rusia no ha superado muchos de los males del sovietismo jrushoviano-brezhneviano, cuando el omnipotente Estado desmovilizó a la población, acallándola, a cambio de unas cuantas garantías sociales. Al mismo tiempo, la creencia en los "éxitos" internacionales pueden ser, en parte, sensación de estar defendidos, pero también compensación de la crisis interna con ciertos aires de grandeza hacia el exterior.