Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 26 de diciembre de 2015

RUSIA: LA EDUCACION EN APRIETOS

En algunos niveles en Rusia se está convirtiendo la educación en un negocio, lo que puede acabar siendo el equivalente de negarla como tal. Para Olga Chetverikova, candidata a ciencias históricas entrevistada recientemente en el portal ruso Nakanune, el problema tiene su origen en una estrategia estadounidense (la "Iniciativa de Tercera Defensa") que ya no distingue entre guerra y paz y quisiera que todo esté al servicio de una "seguridad" concebida como problema de inteligencia militar. Como se sabe, un militar muchas veces no piensa: obedece.
       El desmantelamiento de la educación va a la par con el de la cultura, que ya no se entiende en su sentido original, ligado incluso a la etimología ("cultivo"), sino como un "hábito". De lo que se trata es de "restructurar hábitos", no de ofrecer conocimientos o saberes. Este adiestramiento para plegarse al mercado "global" está plasmado en los programas "educativos" rusos de aquí al año 2020. Para Chetverikova, lo que se busca es darle a las grandes empresas un mayor control sobre la educación superior -se entiende que sobre sus contenidos- y sobre la educación en general, suponiendo, agreguemos, que se trate en realidad de "educación" y no de "competencias". De lo que se trata es, en otros términos, de "remodelar rutinas" -y al final de cuentas, comportamientos- luego de haber destruido el sistema de valores, los tradicionales incluidos. Parte de esta nueva orientación fue decidida en la Conferencia Internacional de la nueva tecnología y la educación EdCrunch, centrada en la competitividad. El asunto es el mismo más o menos en todas partes: crear una carrera de todos contra todos sin que quienes compiten por estar en tal o cual ranking (por puro fetichismo de asociar un número a un "vencedor" o un "perdedor") sepan en el fondo el "porqué" de lo que están haciendo, salvo que no "hay que" dejar de hacerlo para no ser "perdedor".
     El proceso en Rusia se ha ido probando por ejemplo en la Escuela Superior de Economía y en el centro de Skolkovo, creado en 2011. Entre otras cosas, se trata también de "bombeo" de cerebros para beneficio estadounidense. Otro programa, Teach for All, ha sido creado no en Rusia, sino por el Boston Consulting Group, para que gente que en realidad ha perdido toda identidad tenga, eso sí, "competencias" (o "habilidades"), aunque sean muy primitivas.
      Según Olga Chetverikova, esta erosión de valores deja a la gente sin apoyo moral: "una persona así es muy fácil de manejar", agrega. La pérdida de referentes culturales, que suponen conocimiento y no "entretenimiento", aunada a la desaparición de toda educación para beneficio del adiestramiento de la "rutina", ´únicamente puede desembocar en la aniquilación de la ética. Después de todo, el mecanismo es sencillo: dejarse manejar es para muchos una buena manera de no asumir ninguna responsabilidad (es lo propio del que obedece sin más) o, sin ir tan lejos, de no discenir nada de nada.