Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

miércoles, 23 de diciembre de 2015

VENEZUELA-ARGENTINA: LLEGAR AL BUEN FIN

El ex mandatario  brasileño Luiz Inacio Lula da Silva ya ha presumido de haber creado una nueva clase media de millones de consumidores. El gobierno venezolano parece haber querido hacer algo similar. el actual mandatario Nicolás Maduro anuncio hace algún tiempo que habría "TV plasma para todos". "Voy a garantizar que el pueblo tenga televisores de plasma", declaró Maduro. Cristina Fernández de Kirchner hizo algo muy parecido:  la ahora ex mandataria anunció desde 2011, dos años antes que Maduro, el plan "Televisores para todos" (para LCD de 32 pulgadas, en 60 cuotas). La presidente comenzó con el otorgamiento de este regalo progresista a los jubilados.
      Entretanto, otras cosas se cocinaban en Venezuela: el total de fuga de capitales y de desvío sin registro de los dólares obtenidos en el mercado mundial por PDVSA (Petróleos de Venezuela, S.A.) podría haber llegado, si los cálculos de Marea Socialista dados a conocer en el portal de Aporrea por Carlos Carcione son correctos, a cuatrocientos setenta y cinco mil seiscientos treinta y un millones de dólares (1998-2013), suficientes para la compra de 2 millones 500 mil casas nuevas en Miami, de 5 cuartos, 6 baños, estacionamiento para 3 automóviles y jardín. No queda claro por qué la oferta al pueblo venezolano se limitó a TVs de plasma. Como lo señala el autor, este sector capitalista que en realidad no produce, no fomenta el consumo interno ni otras exportaciones, no investiga ni inventa, no invierte ni arriesga capital propio, habría podido incluso garantizar con lo desfalcado 9 años de importaciones con el barril de petróleo a 0 dólares (sic). De manera ilegal e ilegítima, esta mafia ("boliburguesía" es demasiado amable) saqueó más (ciento veintiseis mil ochocientos ochenta y ocho millones de dólares, entre importaciones fantasma, sobrefacturaciones y contrabando para la extracción) de lo que recibió el país como Ingreso Fiscal Petrolero.
      De acuerdo con la economista salvadoreña Julia Evelyn Martínez, la revolución bolivariana dejó de existir el día en que Maduro consideró como derecho del pueblo el de tener TV de plasma. Lo mismo pasó cuando Fernández de Kirchner prometió una "Argentina de muchos, de todos" a la par de la oferta de cientos de miles de TVs LCD de alta definición. "A estos gobiernos -escribe esta economista- no debiera extrañarles que la clase trabajadora y demás sectores subalternos mantengan su fidelidad o adhesión a un proyecto socialista en tanto no tengan un espacio dentro de la sociedad de consumo, pero tan pronto como obtengan ese espacio -ya sea por políticas sociales redistributivas o por la vía del empleo o del crédito- éstos comenzarán a indignarse y movilizarse en contra de todo aquello que consideren una amenaza al consumo conquistado. En consecuencia, apoyarán y votarán a quienes les ofrezcan la sostenibilidad y el aumento en este consumo, no importa si son de izquierda o de derecha, si son demócratas o sin son fascistas". ¿Por qué al chavismo se le perdieron dos millones y medio de electores que se abstuvieron?
      No hay por cierto motivos distintos que estén moviendo a una parte del electorado mexicano descontento porque el Partido Revolucionario Institucional (PRI) "no afloja" lo suficiente. Nadie dijo nada -o casi- en 12 años con miles de muertos porque México iba a buen ritmo (de banda) y "había dinero", "haiga sido como haiga sido", pero cuando "dejó de haber dinero" (es muy relativo) bastaron 43 muertos en Ayotzinapa para descubrir hasta falsos casos de corrupción,  y también -igual de falsos- de indignación.