Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 8 de agosto de 2016

AMERICA LATINA: PUERTORRIQUENIZACION

Si persiste la derecha en volver por sus fueros en América Latina, unciéndose al carro estadounidense, dejemos dicho que el destino será "a la puertorriqueña", de manera más o menos generalizada, así se tenga la mejor fachada de modernidad. Después de todo, Puerto Rico tiene una fachada muy moderna, aunque ni siquiera es la suya.
      Puerto Rico no es el abandono de Haití, pero sí la quiebra, luego del milagro maquilador. La restructuración de la deuda (72 mil millones de dólares al cabo de una década de recesión) supone que las decisiones que cuentan se tomen cada vez menos entre boricuas. Las toma la alta finanza, poniendo todas las condiciones, para hacerse su mayor excedente a cuenta de los servicios sociales que se caen por desatención y "falta de recursos". Entre 2010 y 2013 salieron más personas de Borinquén que en toda la década de los '90, y viven más puertorriqueños en Estados Unidos (4,9 millones) que en la isla (3,5 millones). Los que se van son, cada vez más, profesionales, y además, jóvenes. Los que se quedan son mayores de 65 años, dependientes de otros, igualmente en la precariedad (dos millones de isleños dependen de Medicare y Medicaid, que se están acabando). Por ejemplo, en la última década se han ido de Puerto Rico más de cinco mil médicos (actualmente se va un médico cada semana), cuando los necesitaría un país que tiene a más de un millón y medio de habitantes al borde de la pobreza (45 % de los puertorriqueños vive en la pobreza).
      Este es el resultado de políticas que, además de no ser "populistas" ni depender de un "hombre providencial", están estrechamente ligadas al imperio.  A la emigración, al descuido en los servicios a la población, al todo impuesto desde el exterior se ha sumado una tremenda inseguridad:Puerto Rico registra ya una de las tasas más altas del mundo en homicidios con armas de fuego (circulan un millón de armas para poco menos de 4 millones de habitantes). En Puerto Rico, hasta un niño de 7 años puede sacar permiso para tener arma de fuego. Cabe agregar algo: según cifras de Naciones Unidas, Puerto Rico es más violento que México, y por cierto, también, que Guatemala en el horrendo "triángulo del norte" centroamericano (27 asesinatos por cien mil habitantes en Puerto Rico, contra 22 en México, en cifras dadas a conocer a principios de 2015).
       Quienes, en particular en el mundo intelectual, han "votado" desde ya en las elecciones estadounidenses (en Puerto Rico, en las primarias arrasó la entonces precandidata demócrata) deben saber lo que es tener mentalidad no de colonizado, sino de "asociado" que se cree "libre". Esta mentalidad, y no porque el boricua sea así, puede terminar por la crisis convirtiéndose en un "estar" para sacar alguna ventaja -lo que busca la delincuencia, la callejera o la de cuello blanco- o largarse, o, lo que hacen otros, pensar en largarse a seguir medrando en los Estados Unidos luego de haberle sacado a la patria hasta la última ventaja. Se veo feo, y lo es. No interesan los finales intelectuales, así que el resultado es (y ahí se ven...):
                                                          No culpes a la noche
                                                          No culpes a la playa
                                                          No culpes a la lluvia
                                                          ¿Será que no me amas?
                                                           (Luis Miguel)