Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 29 de abril de 2016

EN HOMENAJE A NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS

Carlos Marx nunca profetizó un paso automático del capitalismo al socialismo y, más bien, escribió que el capitalismo podía superar en decadencia al Imperio Romano.
     Si ya muchos periódicos son ilegibles a falta de información correcta y análisis, Internet se luce. En la Ciudad de México, por ejemplo, sucedió hace poco el hecho terrible de que el cadáver de una niña, víctima de violencia (sexual incluida), no fuera reclamado por largo tiempo. Extrañamente, el portal de Internet dió la noticia de la siguiente manera:  "Angela, la niña que pasó 13 meses en la morgue de México esperando a que alguien reclamase su cuerpo". "Esperar" equivale a "creer" o "tener esperanza" de que algo suceda, de tal modo que, según la noticia, el cadáver estuvo 13 meses teniendo la esperanza o creyendo que lo iban a reclamar. La niña parece haber sido educada, porque también, luego de tanto abuso, el cadáver pudo haberse desesperado y gritado:
     -!ya chingao, a ver a qué horas, padre Rentería!.
     En fin, que el cadáver resultó paciente.
     A los pocos días, el mismo portal encabezó: "Niños transgénero, atrapados en el cuerpo incorrecto". En verdad que el cariño por la infancia no tiene límites. El reportaje escribió: "la gran mayoría de las personas transgénero sabe desde siempre  que su cuerpo no corresponde al sentimiento que tienen de su género". Bien. lo que sigue: "desde que nacen simplemente saben que son niños o niñas, el problema es que no corresponde con lo que ven en el espejo". También se puede buscar que significa "saber" en el diccionario, o buscar saber si el bebé al nacer se mira en el espejo (puede que suceda en barrios acomodados). En fin, señores padres de familia, más respeto: ya no pregunten si "fue niño o niña", porque la enfermera puede contestar: -que dice Juancito que le pongan Sarita.
      Entretanto, el mismo portal dió una noticia que hay que leer como veinte veces para entenderle: "Pareja de buitres gay incuba un huevo abandonado", lo cual ocurrió en un zoológico alemán.
      Sin duda, el mejor homenaje que podemos hacerles a nuestros chiquillos y chiquillas es, además de dejarlos con un lenguaje sin el menor significado, arrojarlos a un mundo delirante donde tener algo de sentido común es visto como síntoma de "excesiva exigencia".