Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

jueves, 14 de abril de 2016

LO NUESTRO

No acostumbro recibir cartas de amor, además de que ya casi nadie las escribe porque la gente prefiere mandarse emoticones hasta en las peleas, pero me llegó alguna vez una, si no es que la única, que además me llamó muy poderosamente la atención porque algo en mi intuición me dijo que la autora, al redactar las líneas que transcribo, debe haber estado repite y repite en Youtube la canción "Sabor a mí". En fin, que estas son las líneas que no han dejado de sorprenderme gratamente. Las transcribo tal y como vienen en la carta que tiene algo de Sanborns para ti
Yo no podía dejar lo nuestro
Yo te amado siempre como no te lo imaginas.
Yo creía que tu vida era mía y que tu me querías como yo te quiero a tí
Yo no he dejado de pensar nunca en lo nuestro.
Yo no creía que tu me quisieras matar de amor, corazón
Yo, el día que te lo dije, te di mi cariño y no supe de mi
Yo llegué a decirme que si vivía cien años, cien años iba a pensar en tí
Yo me pregunto a veces qué pude hacer mal, pero yo sé que te di lo mejor de mi
Yo te quise mucho. Sí, aunque yo sé que tu no lo crees
Yo creo que muchas veces tu pasaste a mi lado con cruel indiferencia
Yo te tuve en mi mente casi hasta la locura
Yo estuve enamorada y tal vez me he equivocado
Yo siento que no fui correspondida
Yo me pregunto qué fue lo que pasó
Yo hubiera querido entender este amor
Yo, que me entregué a este sentimiento
Yo no me he arrepentido pese a tu indiferencia
Yo no he podido evitarlo
Yo siento ahora que algo cambió en mi
Yo no quise olvidarte
Yo no soporté tus desprecios
Yo soy una mujer y no tengo por qué aguantar tus desplantes
Yo ya no sé qué pensar de mi ni de ti
Yo no te entiendo, mi amor
Yo no te olvido aunque pasen los años, veinte, treinta años
Yo nunca te ofendí, mi vida, mi amor, mi rey, mi todo
Yo descubrí que tu eras otro, cabrón
Yo creo que solo piensas en ti
Yo creo que eres soberbio
Yo me entregué toda
Yo me he preguntado qué estuve haciendo, tal vez perdiendo mi tiempo
Yo siento que tu me decepcionaste
Yo sería incapaz de odiarte
Yo no sé ti se importé
Yo creo que tal vez no te importé
Yo no logro saber si te importé
Yo no sé en qué momento te importé
Yo creo que fuiste mi amor imposible (ya lo sé, te estás vengando con un título de Rigo Tovar, tu y tus intentos de junior francesito e intelectual que quiere dárselas de amigo y redentor de los pobres)
Yo creo que odias a la gente normal
Yo soy una persona normal
Yo, que te di todo sin tener nada
Yo, que lo único que tengo es amor para amar
Yo sé que si así tu no puedes, ni modo, qué hacer
Yo he sentido por ti un amor normal, apasionado eso sí
Yo me enamoré de ti
Yo creo que un primer amor nunca se olvida
Yo fui tu primera novia, parece que ni de éso te acuerdas, ingrato
Yo tuve incluso que llamar a un programa de radio donde regalaban los discos de tu Rigo, qué verguenza.
Yo no sé en qué te puede importar más que yo un cantante ciego y desafinado
Yo me lo imagino, a otras las has de haber cautivado con Los bukis,  porque al marcharte tú
Yo sé que se fue mi luz
Yo sé que mi corazón te tiembla
Yo sé que al hablar mi voz se quiebra
Yo no sé si odiarte
Yo no quiero tener que aguantarte
Yo soy, como lo fui siempre en tu vida
Yo fui apenas un momento, de debut y despedida
Yo a veces me pregunto si ya me cansé
Yo trato sin embargo de salir adelante
Yo sé que algo nuevo me espera cada día
Yo te vi sin que me vieras y te hablé sin que me oyeras
Yo creo que toda mi amargura se ahogó dentro de mi
Yo creo que me duele hasta la vida saber que me olvidaste
Yo, para que tu lo sepas, disfruto la vida, con lluvia o con sol
Yo, del amor soy amante
Yo, si tropiezo y me caigo me pongo de pie y nuevamente adelante
Yo guardo lo que tenga guardar, tiro a la basura lo que no es importante
Yo me pregunto donde ha quedado lo nuestro

     Me imagino que carezco de romanticismo, pero de todos modos he transcrito todas estas expresiones de amor, no sin dejar de acordarme, y ni idea tengo del por qué, de cuando, siendo niño y jugando al fútbol, pedía de la casa del vecino donde había caído el balón: !Bolita por favor!