Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 2 de abril de 2016

EU: DRACULA EN ACCION

Hay quienes tienen la idea de que, como alguna vez en el pasado (ya algo remoto), basta con esforzarse para triunfar en ese gran "productor de riqueza" que es la potencia estadounidense, la primera potencia del mundo.
     Según lo hacía notar hace poco en una entrevista televisada en en el sitio agoravox Francois Asselineau, político francés (Unión Popular Republicana) e inspector general de finanzas, Estados Unidos es en realidad un fantástico vampiro: para cubrir los déficits de esta potencia que ha perdido competitividad y se endeuda a morir, tienen que entrar a la economía y la sociedad estadounidenses 15 mil euros o cerca de 17 mil dólares por segundo, las 24 horas del día, los 365 días del año, para lo cual Washington tiene todo el interés en que las transacciones internacionales se hagan en dólares. Dicho de otra manera, con Asselineau, Estados Unidos "se clava" (se embolsa) el 80 % del ahorro mundial con esas inyecciones "a la vena" de miles de dólares provenientes de otras latitudes, todo para cubrir una deuda que es el equivalente cada año del monto total (stock) de deuda de todo el mundo en vías de desarrollo junto. Lo más fantástico es la cantidad de gente que quiere que las cosas sigan así al mismo tiempo por servilismo -hace rato que el "halcón" Zbigniew Brzezinski los designó como "dependientes y vasallos" en 1997 (El gran tablero mundial)- y porque seguramente no hay nada mejor, cuando se vive a crédito, que volverse "amante de lo ajeno" en vez de pagar -algo imposible con recursos propios. Por cierto, en su momento el economista ruso Mijaíl Khazin calculó que en caso de "ajuste para pagar", en serio, el nivel de vida estadounidense debería reducirse a la mitad, algo inimaginable para la mayoría.
      La manera de inyectarse consiste en hacer que otros -con superávit- compren bonos del Tesoro estadounidense, entre otros mecanismos (los hay desde más sutiles hasta más gangsteriles): cada chino tiene "prestados" a Estados Unidos unos mil 500 dólares y cada japonés, unos 9 mil dólares. En el caso de China, es dinero que no está disponible para el desarrollo interno. No parece que Estados Unidos pueda admitir el surgimiento de rivales que al tener otro tipo de reservas que el dólar dejen de financiar la "adicción" descrita, adicción a tomar de los demás sin devolver nunca nada y, encima, en pleno delirio, con la tendencia a hacerle creer al acreedor que está en deuda con "el único indispensable", el rico que compra y "derrama" generosamente, así sea la riqueza creada por los demás.