Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 29 de abril de 2016

ERA CABRON EL VIEJO

                                          Qué boca más linda
                                           Esa que yo ví
                                           Besarla quisiera
                                           Y luego morir
                                           Pablo Milanés, "Años"

Estados Unidos es un país tan feliz y divertido, aunque al mismo tiempo proclive a los extremos, que resulta raro que todavía no se haya inventado Felilanón (Felices Anónimos).
     A sus 90 años, el senador demócrata de Pennsylvania, Harris Wofford, viudo, decidió casarse con otro senador, 50 años menor,  Mateo Charlton. Wofford es padre de tres hijos y estuvo, según él, cada día enamorado de su hoy difunta mujer Clare, quien murió en 1996 de leucemia. Hace quince años, Wofford y Charlton se conocieron y se enamoraron en Florida. Wofford ha declarado: "Muy a menudo nuestra sociedad trata de etiquetar a la gente -heterosexuales, gays o bisexuales. No me clasifico a mí mismo basándome en el género de aquellos a los que amo".- Vaya: Wofford no es homosexual, sino que se llamaría a sí mismo "simplemente querendón".
      Pues nada, puede el señor Mateo cantarle a Harris, como el cantante country Wllie Nelson a una jovencita (Amy Irving) en Honeysuckle Rose:  You are feeling salty, i am your tequila ("te sientes salado, yo soy tu tequila"). La canción se llama (no traduciremos) You show me yours and i'll show  you mine.
      El senador por Pennsylvania es un guerrero y seguro que ya se tomó a pecho "Los cuatros acuerdos" de Miguel Ruiz, dando "el salto al abismo de lo imposible". Prefiere morir en el intento antes que darse por vencido. Solo es de esperar que el tal Mateo no sea la clase de tipo que en caso de falla mecánica le cante a su pareja, como Paquita la del Barrio, "Tu última parada", como si Harris fuera un vulgar chófer. Otros pueden retirarse a buscar consuelo en Felilanón, si se llega a fundar para huir de tanto amor y semejantes diferencias de edad, por si alguien creía que la crítica es a la opción sexual. Era cabrón: ¿el viejo?