Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 4 de abril de 2016

EU, OBAMA, RUSIA Y LOS LUNATICOS

Para el mandatario estadounidense, Barack Obama, es un peligro que algún día el arma nuclear pueda caer en manos de los "lunáticos" del Estado Islámico (EI). Eso lo dijo Obama en la más reciente Cumbre sobre Seguridad Nuclear en Washington, capital estadounidense, reunión a la que por cierto no asistieron muchos países del mundo, Rusia incluida. Normalmente, por "lunático" se entiende "distraído", así que ahora resulta que los del EI decapitan, explotan sexualmente, trafican petróleo y cometen atentados por "distracción". Caray, fue sin querer queriendo: yo iba a una fiesta con petardos pero me detuve en el aeropuerto de Bruselas y que se me detona el chaleco explosivo. Se me chispoteó: quería empezar a preparar el asado y en vez del bife salió la cabeza de un buey  miembro del ejército sirio. Efectivamente, este tipo de gente puede ponerse a las armas nucleares creyendo que están en una piñata.
     El otro dizque lunático es Obama. No parece haberse dado cuenta de que Estados Unidos es el único país que tiene bombas nucleares, y no pocas, fuera de su territorio, unas 200 en Europa y Turquía. Son bombas nucleares tácticas que no tienen ni siquiera razón legal de estar donde están: el Tratado de No Proliferación Nuclear, del que son signatarios varios países europeos, prohíbe almacenar bombas provenientes de otros países. Estados Unidos nunca ha querido negociar este asunto que, en caso de conflicto con Rusia, es poco amistoso con los europeos, al exponerlos como blanco a una represalia de Moscú (Bélgica, Holanda, Alemania, Italia). Lejos de pararla, Estados Unidos ha "bajado el umbral nuclear" creando para Europa una nueva bomba, la B61-12, que puede "decapitar" a un país enemigo, dirigida, luego de ser disparada a distancia del blanco (100 kilómetros), hacia su objetivo real (una ciudad entera, por ejemplo, o un centro de mando rival) por un satélite que extiende eventualmente los efectos de la radioactividad o la reduce a un mínimo para una zona en particular. Según lo han hecho notar algunos militares estadounidenses, este tipo de arma crea la ilusión de tener en la mano algo "más manejable" y "movible", por ende más utilizable, tal vez por uno de esos lunáticos que, fuera de broma, se presentan al trabajo en una base estadounidense pasados de coca.
     Digamos que, si ya lo hizo el hoy ex secretario de Estado estadounidense Colin Powell, casi mostrando dibujitos de kinder como "armas de destrucción masiva de Iraq", lo puede hacer también otro: crear el "escenario" de una "Rusia irresponsable" en manos de un "lunático" con armas nucleares que requeriría de una respuesta implacable "por nuestra seguridad", así sea lunática. Porque pareciera que Obama no sabe ni dónde pone las bombas nucleares su país, o las pone justo cerca del "lunático" de Putin.